CALUROSA DESPEDIDA A LA V BANDERA DE LA LEGIÓN EN CEUTA

Por Martín Arévalo


El acuartelamiento ‘García Aldave’ acogió una despedida que por más que estaba anunciada no pudo evitar el estar cargada de emotividad.

La V Bandera de La Legión ‘Gonzalo de Córdoba’ se disolvió ayer, después de 86 años de servicio, debido al Plan de restructuración del Ejército. Y lo hizo en el mejor marco posible, en el acuartelamiento ‘García Aldave’, cuna de La Legión y con la celebración de un emotivo Sábado Legionario.

En una mañana fría, el tiempo no fue impedimento para que toda la Plaza le rindiera un caluroso homenaje en su despedida. Desde ayer pasará a formar parte del Museo de La Legión.

Con el toque de batallón empezaba la cuenta atrás: tras la formación de las unidades se incorporaron a ésta los guiones de la Unidad, y como corresponde el comandante general, Enrique Vidal de Loño, hacía acto de presencia en el patio de armas, rindiéndosele los correspondientes honores de ordenanza. Posteriormente, Vidal de Loño pasó revista a la Fuerza.
Tras esto el guión de la V Bandera y los guiones de la 6ª, 7ª, 8ª, 9ª y 10ª compañías se desplazaron a un lugar de honor al frente de la formación, donde se leyó una reseña histórica y a continuación se procedió al acto de entrega del comandante jefe interino de la V bandera de La Legión ‘Gonzalo de Córdoba’, Manuel Pavía, del guión y los banderines de las compañías, al comandante director del Museo de La Legión, Joaquín Blasco, para su custodia y exposición en unión a otras unidades que igualmente sirvieron fielmente a La Legión y a España.

A continuación, se vivió uno de los momentos más intensos del acto con la alocución del coronel jefe del Tercio Duque de Alba II La Legión, Alfonso Timón Sánchez: “La bandera hermana que tras 86 años de servicio, y tras cumplir fielmente con su misión se retira al lugar de honor”, indicó para momentos más tardes explicar que la tristeza que se vivía no debía empañar el “verdadero sentimiento que tiene que aflorar y prevalecer con toda su fuerza en nuestros corazones: satisfacción, orgullo y agradecimiento”.

Por supuesto, aprovechó para agradecer a los hombres y mujeres que “prestaron su servicio en sus filas, que compartiendo vida, ideales y espíritu legionario formaron esta unidad. Sus hechos son la letra con la que se ha escrito su historia gloriosa. Sus almas y corazones constituyen el espíritu de la misma”, afirmó rotundamente.

“Hoy decimos adiós a una unidad que simboliza mucho más que un puesto de trabajo. La unidad es la segunda familia, cuyos lazos, impulsa a los hombres a compartir destino, y si fuera preciso, a derramar sangre, con tal de no verla ultrajada”, explicó Timón para añadir que por eso los guiones y banderines despedidos ayer “son la representación de un espíritu colectivo, que simboliza la vida, servicio y gestas de muchas generaciones de legionarios, que sirvieron con generosidad por ver a su unidad engrandecida”.

En el acto-homenaje a los que dieron su vida por España los encargados de depositar en el monumento a los caídos la corona de laurel fueron el mando más antiguo presente ayer en ‘García-Aldave’ que tuvo la suerte de mandar la V bandera, el coronel Gregorio Pérez Sendino, y el último jefe de la citada bandera, el coronel Fernando Ortiz Díaz-Hellín. Acompañados en todo momento, como no podía ser de otra manera, por los sones del ‘Novio de la Muerte’.

Una vez finalizada la parada militar, y momentos antes de comenzar la tradicional copa de vino el comandante general Vidal de Loño también dirigió unas breves palabras: “La V bandera es ya historia de La Legión, pero su espíritu estará permanente vivo en la bandera hermana. Sobre vuestra responsabilidad pesa ahora el mantener vivo ese espíritu. No os preocupéis porque no es una carga, sino todo lo contrario. Así, seguiréis avanzando como siempre lo habéis hecho los legionarios: siendo un referente para el Ejercito”, concluyó.

BIBLIOGRAFÍA: El Faro de Ceuta 27-01-08

Para ponerse en contacto con el Webmaster, pulsa sobre el tintero.

Volver a "La Legion"

Volver a la Pagina Principal