Donación del lugar de Amposta
 
 

Versión CASTELLANA
 
 

POR
 
 

ENRIQUE BAYERRI

Director DEL MUSEO-ARCHIVO DE TORTOSA






Este es el traslado, bien y fielmente tornado, de cierta copia sacada de un instrumento de donación por el Señor Ramón Berenguer, Conde de Barcelona, de alta recordación, hecha del Castillo de Amposta, con algunas otras donaciones contenidas en el mismo, de la Orden de San Juan de Jerusalén, cuyo tenor es el siguiente:

Invocado el nombre de Jesucristo. Esta es la copia, o transcripción, bien y con fidelidad tomada, en el Castillo de Mirabet, el día 8 del mes de Noviembre del año de la Natividad del Señor mil cuatrocientos cincuenta y seis, de un documento original de donación por el señor Ramón Berenguer, de alta memoria, Conde de Barcelona, Príncipe del Reino de Aragón y Marqués de Tortosa y de Lérida, hecha del Castillo de Amposta, juntamente con algunas otras donaciones, contenidas en el mismo documento, con su sello impreso en cera blanca y sellado, cuyo tenor de donación reza de esta manera:

El nombre de Nuestro Señor Jesucristo, Yo, Ramón Berenguer, Conde de Barcelona, Príncipe del Reino de Aragón y Marqués de Tortosa y de Lérida:

A honor de Dios, a quien los que honran se honran, para la salvación del alma de mi Padre y de mi Madre, para exaltación de la Iglesia de [Jesu] Cristo, para propagación de la Fe y de la Religión de la Santa Cristiandad, para depresión y confusión de la raza musulmana, en pro de la redención de mi alma y remisión de mis pecados, doy y apruebo y concedo en firme, tomando por testigo la [sagrada] Biblia, a Dios Omnipotente y a la Orden del Hospital de Jerusalén y a todos los Freires del mismo Hospital, así presentes como venideros, el Castillo que se denomina Imposta (=Amposta) con tales términos, a saber, desde la fuente de la Carrova, o Carroba, hasta el mar, y tal como se extiende desde la cumbre del Montsiá hasta el río Ebro, y como desciende del Montsia hasta el mismo mar, exceptuados los mismos estanques, y hecha excepción, asimismo, de aquello que cedí en donación al Abad del [Monasterio de] San Cugat del Vallés, juntamente con la misma Rápita.

Y desde ahora doy al dicho Hospital y a los Freires de la misma Orden Hospitalaria, en los sobredichos estanques, la pesca para dos barcazas, con derecho a pescar para las necesidades de su Casa, siempre y cuando quisieren, sin que tengan que pagar ningún impuesto ni censo, ni diezmo ni noveno.

Item más, entrego a la Orden del Hospital ya los Freires de la misma, todo el terreno que ellos o los suyos puedan poner en cultivo y labrar, en los mismos estanques o lagunas, y lo tengan y posean, seguramente, por derecho hereditario, libre y pacíficamente removido todo obstáculo de cualquier contrariedad.

Doy también al mismo Hospital y a los Freyres que puedan tener o tengan, maderas y pastos y pescas en el mar y en agua dulce, en cualquier tiempo que quisieren, a todo lo largo y ancho del término de Tortosa.

Les cedo, asimismo, todo el diezmo de la sal, de toda la parte que me corresponde en las mis-mas salinas.

Les faculto también, por todos los bosques y por todas las selvas o prados de todo el término de Tortosa, para hacerse con los leños y maderas que les fueren necesarios para la construcción de sus propias casas y para la fabricación perfecta de sus naves.

Item más les cedo en donación la misma Torre que se llama de la Candela, con todos sus términos y pertenencias.

Así pues, doy y concedo todas las susodichas cosas, con devoto ánimo y con espontánea voluntad, integramente, a Dios Omnipotente, y al Hospital de Jerusalén, y a Raimundo, Maestro del ya nombrado Hospital, y a Arnaldo de San Gil, venerando Prior del Hospital, y al seflor Amalrico, y a los demás Freires así presentes como futuros, y por esta presente escritura las entrego, de propio poder, en sus manos, para que en lo sucesivo las tengan y retengan por alodio propio y franco, y ellos y todos sus sucesores las posean todas y en todo, con derecho perpetuo, por todos los siglos, según que mejor y más útilmente pueda entenderse, a honor de Dios y utilidad del Hospital ya nombrado, sin ninguna retención, que Yo u otra alguna persona allí no tenga o tengan, si es que alguien allí la tiene, ya de antes por enmienda, ya por cambio, o por cualquier otro modo que pudiere poseerlo.

Les regalo, otrosí, de presente, dos mil maravedises para las obras de su Casa de Amposta.

Y además les doy, anualmente, de mi paria, o tributo de España, mil maravedises, mientras tanto recibiré tributos de los sarracenos.

También les doy [la propiedad] Sofera en el riachuelo de San Pedro, a una con todos sus términos y pertenencias.

Hago donación, además, al dicho Hospital y a los Freires, de unas buenas estancias o posadas en la ciudad de Lérida, y les cedo en donación, en Fiquamo, una huerta con tierra de labor suficiente para diez yuntas de bueyes, a saber, en el territorio de Lérida.

También les hago señores en Mascansa, en el territorio de Lérida, de un huerto con terreno de labor abundante para once yuntas de bueyes.

Les cedo, otrosí, en el término de Tortosa, tierra de labor que baste holgadamente para cinco yuntas de bueyes.

Las supradichas cosas ofrezco de mi grado al Señor Dios ya la Orden del Hospital ya mentado y a todos sus Freyres, presentes y futuros, por propio alodio y franco, y de mi derecho y potestad las entrego y transfiero en derechos y dominios a poder del ya mencionado Hospital de Jerusalén y de los Freyres del mismo, con toda integridad, sin retenerrne cosa, y sin engaño o fraude alguno.

Todavia les doy, alabo y apruebo todo lo que Raymundo de Ramón tenía en su poder y poseía junto a Gerona, en el burgo o arrabal de Santa Susana: y les doy en firme y libremente a Bernardo Bou.

Les cedo, además, por alodio perpetuo la misma masada en la Parroquia de Cardedol, sita frente a frente de su granja de illa roucia(sic), con todos sus términos y pertenencias.

Otrosí, les trasmito en donación, en Villafranca de Conflect, a Pedro Teixidor, con su masada y con toda la finca y haberes suyos, y con todo derecho que de mí tiene y debe tener

Les dono también en Villafranca de Panadés a Raymundo de Guillermo de Puig-Suyro, juntamente con su masada, con todo aquel su derecho que de mí tiene o debe tener.

Entrego además, en donación a Dios, y a los pobres del Hospital y a los Freyres, que de su propio trigo y de las otras propias cosas que en mi tierra quisieren vender no paguen de aquí en adelante ningún impuesto de costumbre.

Realizada fue esta presente donación en la Ciudad de Lérida, en mano del señor Prior del Hospital de San Gil, y del venerable Amalrico, y de Berenguer de Torre, y de Pedro de Malavall, y de Berenguer de Villafedanza, y de Galcelmo de Adila.

En el caso, empero, de que Tarco Slau (sic) o la persona de la presente donación intentaren remover en algo o en todo la escritura de la presente donación, incurran en la ira de Dios y permanezcan incursos en excomunión durante todo el tiempo que tardaren en dar una satisfacción digna.

Añado, otrosí, Yo Ramón, Conde de Rarcelona1 a la sobredicha donación como hospicio del Jerosolimitano, el Castillo de Orpesa (=Oropesa?), con todos sus términos y pertenencias, para que al mismo tiempo que Dios lo entregare a manos de cristianos y a las mías, lo devuelva y entregue al poder y dominio de la Orden del Hospital de Jerusalén, y de los Freyres del mismo, íntegra y libremente.

Formalizado fue este documento en la Ciudad de Lérida, en el VI de los Idus de Enero (día 8) del año de la Encarnación del Señor; mil ciento cuarenta y ocho (sic, recte nono, seguramente), en el mismo año que, con la ayuda de Dios, Ramón, Conde de Barcelona, arrebató Lérida a los pérfidos sarracenos.

Yo, Guillermo, por la gracia de Dios Obispo de Lénda, alabo (=apruebo) este documento, y pongo esta señal, o signo.

Señal de Ramón, Conde.

Señal de Guillermo Raimundo, quien concede y aprueba y confirma de su propia mano esta donación, y cualquiera cosa que en eso debía requerir o tener, conjuntamente con todos sus huos.

Señal de Bernardo, Vizconde.

Setnal de Bernardo, Obispo de Urgel.

Señal de Arnaldo Mirón, Conde de Pallars.

Señal de Arnaldo Berenguer.

Señal de Berenguer Arnaldo de Anglesola.

Señal de Arnaldo de Lercio.

Señal de Diosdado.

Señal de Gancerán de Pinós.

Señal de Raimundo de Pu¡galt.

Señal de Marorio de Luzano.

Señal de Geral de Jorba.

Señal de Guillermo de Cervera.

Señal de Guillermo Umberto.

Señal de Artal, Conde Pallciense.

Señal de Poncio, clérigo de la Iglesia Boedunense, escritor o escribano del Conde susodicho, en e día y año antes mencionado.

Señal de mí, Pedro Pascasio, vecino de la villa de Gandesa, notario público por Regia autoridad.

Signo de mí Juan de Piñana. vecino del lugar de Pinell, notario público por autoridad Real por todo el territorio del Serenísimo Señor Rey de Aragón, que tomé e hice consignar por escrito y clausuré en el día y año predichos, esta copia sacada y comprobada de su instrumento original.

Termina con esta nota en castellano:

«Esta copia que contiene quatro foxas comprendida la presente, es sacada de su original, que está custodido (sic, por guardado) en el archivo de la villa de Ulldecona, que para este efecto me ha puesto de manifiesto (con permiso y orden correspondiente) el encargado de dicho archivo, con el que fielmente queda compulsado de que certifico yo Joseph Antonio de Alberní, Ciudadano Honrado de Barcelona y Escribano Real y público del Número, y Colegio de la Ciudad de Tortosa, y en ella domiciliado; y porque a esta copia se le dé así en Juicio cómo fuera de él la misma fé y crédito que al referido su original, â pedimento de la Ilustre Madre Priora y Comunidad del Convento de San Juan de Jerusalén de dicha Ciudad de Tortosa la doy, escrita de mano agena, signada y firmada de la mía, en la susodicha villa de Ulldecona â los veinte y ocho días del mes de Febrero del año mil setecientos y ochenta. En testimonio de Verdad, Josep Ant. de Alberní, Es[criba]no. (Rúbrica notarial singularmente complicada).