Anar a la versió catalana
Necessitarás l'Acrobat Reader
Si no lo tienes, doble click...
Para obtener el Acrobat Reader Página preparada para una
resolución de 1024 x 768
Sólo texto
La "novedad" en Lamiarrita 2008

Carta de Miquel Sunyol a Rafa Yuste

Recordad lo que es Lamiarrita.

Hola Rafa:

Me alegra tu rápida aceptación de "dirigir" los Ejercicios de Lamiarrita del próximo año. Un poco profeta fui al decirte hace unas semanas en un e-mail que "después de dar Ejercicios a todo el clero y a todo el obispado de una diócesis, nadie se atreverá ya a ponerte el veto para ser el futuro predicador lamiarriteño 2009. Sobre todo si sólo son de tres días. Que toda una semana ya se nos va haciendo un poco largo..." Ya te dije que no había sido yo quien había propuesto tu nombre; yo, más bien, me incliné por el franciscano por aquello de poder aportar "aires nuevos"…

Fue una pena que, a última hora y a pesar de tus deseos, no pudieras asistir a los de este año. Te has quedado sin saber, como testigo presencial, en qué lugar Juan Masiá ha dejado colocado el listón y cómo te ha preparado el camino. El año que viene no podemos retroceder, sino que debemos seguir avanzando… Juan Masiá

Me atrevería a decir que la novedad de este año no ha estado tanto en lo que Juan Masiá nos dijo como en la reacción de algunos de nuestros amigos.

Me explico. Durante todos estos largos años de Lamiarrita algunos ya hemos ido insinuando las sugerencias de Juan Masiá. Por ejemplo, que deberíamos mantener el mismo respeto (y la misma credibilidad) ante las narraciones de nuestra tradición neotestamentaria como ante las narraciones que nos vienen de otras tradiciones religiosas. Juan Masiá, por su trayectoria vital, nos hablaba más recurrentemente del budismo, pero si hubiese vivido en otros lugares nos hubiese hablado, seguramente, de otras tradiciones religiosas.

No era novedad en Lamiarrita mantener en un mismo marco interpretativo las narraciones sobre la encarnación de Jesús y las de otras tantas encarnaciones que podemos encontrar en otras religiones. Ni Jesús ni Buda eran lo "último": a través de ellos -y más allá de ellos- deberíamos llegar a un "uhhmmm" (una expresión de Juan Masiá que no sé si la transcribo bien).

Las narraciones evangélicas sobre la resurrección de Jesús tampoco nos daban ningún derecho para situar a Jesús como el único "camino, verdad y vida". Ni el único ni el mejor.

Preguntarnos si nuestra tradicional concepción de Dios como un "ser personal" podía dar paso a otras visiones de la relación Dios-mundo, tampoco era una novedad en Lamiarrita.

Para mí la novedad de este año en Lamiarrita ha sido el silencio de los que podríamos llamar "defensores de la sana doctrina". En estos años de Lamiarrita, siempre que alguno de nosotros decía algo por el estilo, siempre salía alguien a repetir la ortodoxia católica.

Recordando el francés de mis años del Tchad, en donde estuve en contacto -aunque fuera pasivo- con otras tradiciones religiosas, podría decir con la elegancia que utilizan nuestros compañeros franceses: "Je regrette ce silence" (me sabe mal este silencio).

Y es verdad. Me sabe mal este silencio porque, quizás, sin él (esto es, si se hubiesen levantado las voces que otros años no dejaban de levantarse) hubiésemos podido tener entre nosotros un diálogo intra-religioso, que yo creo necesario antes de enzarzarnos en diálogos -que hoy están más de moda- inter-religiosos.

Con todo este año nos hemos mantenido en el ámbito de lo religioso, pero nos hemos situado en aquella línea (o sucesión de puntos) en que al entrecruzarse diversos ámbitos religiosos, quedamos a sólo un paso -si tenemos voluntad de darlo- de aquel ámbito al cual hace ya más de sesenta años el pastor protestante Dietrich Bonheffer, desde la cárcel de Tegel acusado de participar en un complot terrorista, nos invitaba a entrar: "la interpretación no religiosa del cristianismo". De una forma más modesta y sin haber alcanzado tanta publicidad yo también te invitaba a un cambio de paradigma en aquella "Carta a… otro que se va" de mayo del 87.

Al situarnos en el cruce de ámbitos religiosos (y culturales) diversos a los que miramos con igual respeto y credibilidad, comprendemos que el espíritu (llámese ruah, pneuma, viento o como lo llamen en otras partes), que aletea siempre sobre lo que todavía está por hacer (Gen 1,2), se ría del logos: ¿Cómo Jesús de Nazaret, el hijo de María (Mc 6, 3), pretende ser la segunda persona de la Santísima Trinidad, el unigénito de Dios hecho hombre?

¿No oyes las risas del espíritu? Estas risas del espíritu que el Padre, en su calidad de "abuelo-abuela" como me enseñaron a llamarlo los mayas de Guatemala, aprobaba con una sonrisa, no impedían que acabáramos nuestras eucaristías con la acostumbrada bendición trinitaria, expresión que ya lleva varios años suprimida de mi liturgia eucarística. Queda mucho camino por recorrer…

Juan Masiá (y el silencio de nuestros amigos) nos han llevado hasta un punto de la "muga" (los habituales participantes de Lamiarrita, entre los que no te podemos contar, ya saben que la muga es la frontera). Ayudarnos a dar el paso, que siempre empieza con un paso, es la tarea que has aceptado, quizás sin saber, dada la rapidez de tu aceptación, a lo que te comprometías.

"Cruzar la frontera", "pasar a la otra vertiente", es también lo que nos pedía el teólogo dominico Jacques Pohier, quien tiene el mérito (y la garantía) de haber sido el primer teólogo represaliado bajo el glorioso reinado de Juan Pablo II, el papa polaco.

"Repensar hasta sus raíces el mismo contenido de la fe cristiana", si no queríamos dejar morir por inanición el cristianismo, es lo que exigía John Shelby Spong, el obispo episcopaliano de Newark (EE.UU.), en sus 12 Tesis, menores en número pero más radicales que las 95 tesis clavadas en la capilla de Wittemberg por Lutero. Supongo que, como fiel lector de mi web, ya las debes conocer.

Sin llegar a ser "tesis", en el año 97, reuní en un recuadro, que alguien cariñosamente llamó "provocativo", nueve afirmaciones, que venían a resumir mi respuesta a una encuesta que se hizo por aquellos años en el colectivo de Misión Obrera. El nº 49 del Boletín de Misión Obrera (enero 1998) publicó esta respuesta entre las que se habían presentado previamente por escrito en el Encuentro Anual de Misión Obrera, celebrado a finales del 97. Los lectores del Boletín tuvieron que esperar al nº siguiente para poder leer el "recuadro provocativo", ya que el ordenador se "olvidó" de imprimirlo en el nº 49.

Por las conversaciones que hemos tenido a lo largo de tantos años de amistad, creo que puedes salir airoso de este reto y ayudarnos a dar el paso o, al menos, a dar un paso… Quizás sólo tendrías que decirnos cómo lo has hecho. O como lo estás intentando hacer.

Si no te atrevieras, siempre tendrás el consuelo de haber contentado a la mayoría de tu auditorio, más deseoso de que le sigas contando "cómo las tres personas divinas miraban toda la planicie o redondez de todo el mundo… y se determina en la su eternidad, que la segunda persona se haga hombre, para salvar el género humano". Las estructuras mentales de los "mayores de 60 años" no se cambian en una semanilla.

Déjame animarte con una de las expresiones comunes de la tierra que nos acogerá: "AURRERA BOLIE!!"

Tarragona, 1 de septiembre 2008

Gracias por la visita
Miquel Sunyol

sscu@tinet.cat
5 septiembre 2008
Para decir algo Página principal de la web

Otros temas