Anar a la versió catalana
¿Quieres ver las citas bíblicas
en su texto hebreo y griego?
Si no las ves,
doble click...click2 (1K)
Internet Explorer no muestra bien el texto griego.
Utilizad otros exploradores: Mozilla Firefox, GoogleChrome...
Sólo texto
Explorador recomendado: Mozilla Firefox Consejos de lectura Y unos consejos del siglo XIV... Si es tu primera visita...
A   DIOS   Y   A   LOS   SANTOS
LA LUZ ELÉCTRICA LES HACE DAÑO A LA VISTA

Casualmente. Casualmente.

Casualmente, me dejaron uno de los libros de Pep Coll, El segle de la llum, publicado el año 1997 por Empúries. Narrativa.

Casualmente, al hojearlo, acerté este párrafo:

- En las iglesias de la ciudad, incluso en Roma, ya han instalado la luz eléctrica. Mire, mosén Agustí, usted no es un reaccionario, es suficientemente inteligente para darse cuenta que la iglesia católica no puede ir contra el progreso, que debe adaptarse al mundo moderno.

- El mundo moderno corre demasiado deprisa -sentenció el mosén-. ¿Sabe cuántos siglos tardaron los padres de la Iglesia para dar forma al culto, para fijar la liturgia actual? Pues ahora, no nos podemos precipitar, hemos de dar tiempo para que los teólogos creen una liturgia nueva, que establezcan un ritual adaptado a la lámpara incandescente.

Nota importante: la conversación tiene lugar en el despacho del párroco, a rebosar de libros, revistas y papeles, en donde había dos bombillas, una de general colgada en el techo y otra en el flexo encima de la mesa de trabajo. Aquel despacho parroquial debía ser la estancia mejor iluminada del valle.

Mossèn Agustí, el párroco de Borente (hoy un despoblado del término municipal de Vall de Cardós, en la comarca del Pallars Jussà), no era de ningún modo un cura reaccionario; más bien tenía fama de ser un hombre de libros: si de profesor del seminario de Lleida había ido a parar a un pueblo de la Ribera de Cardós había sido por decisión episcopal como "castigo por haber escrito un artículo en un periódico de la capital de provincia". Su respuesta al Sr. Salvador, el agente comercial de la PEC (Productora Elèctrica de Catalunya), que el año 1913, casa por casa de aquellos valles, "predicando la buena nueva de la luz", intentaba captar abonados...

Hemos de dar tiempo para que los teólogos creen una liturgia nueva, que establezcan un ritual adaptado a la lámpara incandescente.

...tiene hoy día, un siglo más tarde, toda su vigencia.

La liturgia de hoy día (y no me olvido que del 5 al 10 de julio de 1915 se celebró el Primer Congrés Litúrgic de Montserrat ni que unos cincuenta años más tarde el concilio Vaticano II -empezando la casa por el tejado- haría, por la Constitución Sacrosanctum Concilium sobre la Sagrada Liturgia, lo que algunos han llamado la "reforma litúrgica") sigue anclada en las cuevas prehistóricas de la teología de Altamira y Lascaux, para utilizar una expresión de Eugen Drewermann.

Eugen Drewermann
habla de la teología de Altamira y Lascaux

El rito eucarístico, centrado todavía en un "comer su carne... beber su sangre... la de la divinidad sacrificada... para que el pueblo tenga vida", tiene su "composición de lugar (como diría san Ignacio) en la penumbra de las llamaradas de una hoguera y de unas antorchas "proyectando sobre el muro la sombra temblorosa y contrahecha del crucificado, como si todavía padeciera las convulsiones de la agonía".

La eucaristía
¿un ritual prehistórico?

La luz eléctrica de principios del siglo pasado y la lengua vernácula de los años sesenta han puesto de manifiesto que el lenguaje litúrgico (sus ritos, sus símbolos, sus palabras...) era de otro planeta. Mosén Agustí sabía muy bien que...

...las imágenes, los ornamentos litúrgicos (bordados con un hilo dorado especialmente sensible a las claridades de las llamas), las ceremonias litúrgicas, todo el ritual católico se había creado teniendo en cuenta la penumbra de los templos, la oscuridad sólo rota por unas velas.

¿Podemos realizar hoy día un rito sacrificial ("Te ofrecemos la sangre de tu Hijo") a la luz de "una lámpara incandescente"?

Andrés Torres Queiruga
Fragmento de una carta mía a Andrés Torres Queiruga (septiembre 2011)

Ya ves que voy haciendo limpieza, poco a poco, en mi canon eucarístico. En la eucaristía del último día, en que formaste parte del equipo que presidía, fuiste haciendo también sobre la marcha una tarea de limpieza cambiando algunas de las frases del modelo que seguíamos. Quizás, por hacerlo sobre la marcha, no cambiaste algunas frases que, a mi parecer, necesitaban una limpieza más a fondo. Escalofríos me agarraron cuando nos hiciste "ofrecer la sangre de tu Hijo"... ¿Querías presentarnos un Dios sediento de sangre sacrificial? ¡O quizás pensaste que en aquellos parajes, tan cercanos a "las brujas de Zugarramurdi", "ofrecer sangre" era algo totalmente comprensible y aceptable?

Si quieres leer toda la carta...

Gracias por la visita
Miquel Sunyol

sscu@tinet.cat
18 febrero 2014
Para decir algo Página principal de la web

Otros temas

El diálogo interreligioso          Catequesis navideña         Catequesis eucarística         Cosas de jesuitas
Con el pretexto de una encuesta         Spong el obispo episcopaliano         Teología Indígena