Anar a la versió catalana
¿Quieres ver las citas del NT
en su texto griego?
Si no lo ves,
doble click...click2 (1K)
Página preparada para una
resolución de 1024 x 768
Aunque no sepas griego
te recomiendo que hagas
doble click...click2 (1K)
JUDAS
¿UN TRAIDOR?

¿Quién entregó a Jesús?

¿Has leído ya ja

Liberemos a Juan Bautista
de las mazmorras cristianas
?

Lectura recomendada para darnos cuenta (si es que todavbía no lo sabíamos) de la gran libertad que tenían los evangelistas cuando se ponían a escribir sobre las personas. Juan, el Bautista, había sido todo un personaje, bien conocido (salió en los libros de historia), protagonista de un movimiento popular, del cual todavía quedaban discípulos y seguidores...

Y los evangelistas recrearon su figura...!

¡Qué otras "creaciones" no harían con otras personas de las cuales no había ninguna constancia histórica!

Está abierta la cuestión de si, durante el ministerio de Jesús, existió el grupo de "Los Doce". John P. Meier reconoce que

A lo largo del siglo XX, cierto número de críticos relevantes han considerado probable o cierto que el grupo de Los Doce surgió realmente en la Iglesia primitiva y luego fue retrotraído al ministerio de Jesús

El mismo nombre de "Judas", aunque fuera un nombre muy corriente, podría tener aquí un significado más bien simbólico: una trepresentación de Judea, del pueblo judío.

Nos podemos peguntar si las autoridades judías tenían necesidad de pagar "treinta monedas de plata" para conseguir detener a Jesús

La necesidad de un "traidor" es más explicable si la detención fue obra de las autoridades romanas

¿Y si fuéramos al texto griego?

Un Judío marginal
Tomo III, pág. 148

Ver
Algunos de estos críticos

En la carta a los Romanos de San Pablo (escrita antes de la redacción de los evangelios) encontramos esta frase:

Rm 8, 32 El, que no perdonó a su propio Hijo, sino que por todos nososotros lo entregó, ¿cómo no nos ha de dar con Él todas las cosas?

sino que por todos nosotros lo entregó
avlla. u`pe.r h`mw/n pa,ntwn pare,dwken auvto,n


¿Cómo esta decisión divina, tomada "en el cielo", llegará a realizarse en nuestra historia, "en la tierra"?

Mt 6, 6 genhqh,tw to. qe,lhma, sou( w`j evn ouvranw/| kai. evpi. gh/j
que se haga tu voluntad así en el cielo como en la tierra


En el evangelio de Marcos (que es un gran teólogo) esta decisión divina se realizará en la tierra a través de dos actos sucesivos:

El primero protagonizado por "Judas", figura representativa del pueblo judío

Mc 3, 19 y Judas Iscariote el que lo entregó
kai. VIou,dan VIskariw,q o]j kai. pare,dwken auvto,n

En algunas traducciones encontraremos: "el que lo traicionó". ¿Por qué una misma palabra del texto griego cambia de significado cuando está referida a Judas?



El segundo protagonizado por Pilato, representante legal del imperio romano

Mc 15,15 Pilato, queriendo dar satisfacción a la gente, les soltó a Barrabás, y entregó a Jesús para que lo azotaran y lo crucificaran
Mc 15,15 Pilato y entregó a Jesús
o` de. Pila/toj kai. pare,dwken to.n VIhsou/n


*     *     *


¿Os atreveis a hacer una pregunta a san Pablo?

Escuche, maestro, cuando Ud., en la Primera Carta a los Corintios escribe

11,23 o[ti o` ku,rioj VIhsou/j evn th/| nukti. h-| paredi,deto e;laben a;rton
Jesús, el Señor, la noche en que había de ser entregado, tomó el pan

¿Por quién había de ser entregado? ¿Por Judas?

Pablo nos miraría con cierto aire de suficiencia y nos preguntaría:

Y este Judas, ¿quién es?

Aquí nos dedicamos a la teología y no a las historietas. ¿Quién entrega a Jesús? ¿Quién es el autor de nuestra redención? El Padre...

*     *     *


¿Y qué motivos podía tener Judas para traicionar a Jesús?

Algunos autores dan esta explicación:

Los evangelios explican que Judas puso a Jesús en manos de los que lo querían matar. La razón por la cual Judas actuó así fue, muy probablemente, su resentimiento contra el Maestro. Jesús había elegido el camino de la cruz, el camino de la donación y del amor y no el camino de la violencia; el camino del servicio y no el de la prepotencia. Jesús no quiso identificar su causa con una causa política que para Judas era fundamental: conseguir la derrota de los romanos y su expulsión del país judío. En última instancia, Judas traicionó a Jesús porque se había sentido "traicionado" por él, porque éste no había querido dar prioridad a las razones de la fuerza

Armand Puig i Tàrrech
Judes, un evangeli sense creu?
Butlletí de l'Associació Bíblica Catalana
nº 92, juny 2006

Pura imaginación exegética:

Los evangelios, para dar una explicación a la traición de Judas, recorren a dos tipos de razones: unas y otras totalmente insuficientes. Una, por demasiado "altas"; las otras, por demasiado "bajas".

Los partidarios, pues, de mantener la historicidad de la traición de Judas se ven obligados a imaginar unos "móviles del crimen" más creibles.

Otro día ya hablaremos de cómo se ha de hacer esta necesaria "imaginación"

La figura de Judas en los evangelios

Obsevad el proceso de recreación
de este personaje

Per a obtenir el Acrobat Reader

Gracias por la visita
Miquel Sunyol

sscu@tinet.cat
23 julio 2006
Última actualización: marzo 2015
Para decir algo Página principal de la web

Otros temas

Temas teológicos          Temas bíblicos        Temas eclesiales          Cosas de jesuitas
Catequesis navideña (2000)      Catequesis eucarística (2006)    Catequesis sobre el Padrenuestro (1012)
Spong, el obispo episcopaliano (2000)     Teología Indígena (2001)     Los amigos de Jesús ¿pobres o ricos? (2014)
Con el pretexto de una encuesta (1998)

Günter Klein, Die Zölf Apostel (1961), establece como premisa que fue Lucas quien creó la concepción de los doce apóstoles y que el apostolado no tuvo sus raíces en la vida histórica de Jesús; niega así la existencia prepascual del grupo; por lo demás, sólo trata dos textos de Mc: 9,38ss y 9,41.

Walter Schmithals, Das Kirchliche Apostelmant (1961), afirma que la tradición sinóptica ha visto en los Doce a los discípulos, proyectando retrospectivamente a los Doce en la vida de Jesús.

Jürgen Roloff, Apostolat-Verkündigung-Kirche, 1965, defiende en cambio la existencia de los Doce en la vida de Jesús, aunque duda de la historicidad del título de "apóstoles".

Gottfried Schille, Die urchristliche Kollegialmission, 1967, siguiendo a Schleiermacher (1836), Wellhausen (1911) y Weiss (1915), niega también que los Doce hayan pertenecido a la vida histórica de Jesús, sosteniendo que hay que buscar su origen en la tradición sinóptica

Juan Mateos
Los "doce" y otros seguidores de Jesús
Pág. 9-10

Podríamos añadir, siguiendo a John Meier, a Emmanuel Hirsch, Philipp Vielhauser, Herbert Braun, Siegfried Schulz, Hans Conzelmann y John Dominic Crossan.

volver2 (1K)