Ir a la versión castellana
Vols veure les cites bíbliques
en el seu text hebreu i grec?
Si no les veus,
doble click...click2 (1K)
Internet Explorer no mostra bé el text grec.
Utilitzeu altres exploradors: Mozilla Firefox, GoogleChrome...
Només text
Consells de lectura I uns consells del segle XIV... Si és la teva primera visita...
Una familia de sumos sacerdotes

La de Anás, hijo de Seth


Anás
Sumo sacerdote desde el 6 dC. hasta el 15.
Según Josefo (Ant XVIII, 26), el pueblo se había levantado (katastasiasqe,nta) contra Joazar.

On peut se demander si la collaboration de Joazar avec les romains ne l'avait pas rendu si impopulaire que Quirinius, une fois son but atteint, se débarrassa de lui. Une telle opération était de mauvais augure, et le seul fait que Josèphe ne nous fournisse aucun éclaircissement á ce sujet nous rend suspect son compte rendu. En outre, Quirinius nomma lui même son successeur Anan [Anás]: désormais, les romains se réservaient le soin de désigner le grand-prêtre du Peuple Élu. (Brandon 84)

Valerius Gratus, procurador de Judea, destituye a Anás. (Ant XVIII, 34)
Recordemos el papel desempeñado por Anás en el proceso de Jesús, (Jn 18, 13.19-24; citado también en Ac 4,6 y en Lc 3,2) (Jeremias 177). En los relatos sinópticos de la pasión no es citado.
Según la tradición vivía en la parte alta, y según el relato de Juan (18,1-3ss) en su casa había un espacioso patio (18,15), con portera (18,16) y otros criados (18,18). Su sepulcro, situado en el sudeste de la ciudad, debía de ser un gran monumento que dominaba la región (BJ V, 506). (Jeremias 114)
El floreciente mercado de animales para los sacrificios, lo sostenía tal vez 1a poderosa familia del sumo sacerdote Anás. (Jeremias 65)
Cinco hijos, un yerno y un nieto (Matías) fueron sumos sacerdotes. (Jeremias 212)

Cet Ananus [Anás], le père, a été considéré comme l'un des plus heureux hommes du monde; car il jouit autant qu'il voulut de cette grande dignité, et eut cinq fils qui la possédèrent tous après lui. Ce qui n'est jamais arrivé à nul autre. (Ant XX, VIII)

Después de Anás, Valerius Gratus nombró y depuso otros tres sumos sacerdotes.

Celui-ci destitua de la prêtrise Anan [Anás] et désigna comme grand pontife Ismael, fils de Phabi. Il le destitua peu après et investit du grand pontificat Eléazar, fils du grand pontife Anan [Anás]. Une année après, l'ayant également. privé de ses fonctions, il transmit le grand pontificat à Simon, fils de Camith. Celui-ci n'avait pas rempli cette charge pendant plus d'un an quand lui succéda Joseph, appelé aussi Caïphe [Caifás]. (Ant XVIII, 34)

Eleazar
Hijo de Anás, nombrado y destituido en el plazo de un año por Valerius Gratus (Ant XVIII, 34)
Caifás
El cuarto y último de la serie de Valerius Gratus fue el yerno de Anás, José Caifás, quien ejercería el cargo desde el 18 (aprox) hasta el 36, cuando, durante la Pascua (o quizás en septiembre), Vitelius (legado en Siria con plenos poderes para Oriente) sustituye a Caifás por Jonatán, hijo de Anás.
No hay que mantener la fecha del 36 como fecha de la destitución de Caifás. A tenor de Ant XVIII 4,2, $89, Vitelius envió a Pilato a Roma para justificarse, después vino (XVIII 4,3, $90ss) a Jerusalén para la Pascua y, en esta ocasión, destituyó a Caifás ($95). Pilato no llegó a Roma hasta después de la muerte de Tiberio, acaecida el 16 de rnarzo del año 37; por lo que no pudo ser atribuido antes de finales del 36, sino probablemente al comienzo del 37. Por consiguíente, Vitelius se encontraba en Jerusalén en la Pascua del 37, y es entonces cuando fue depuesto Caifás.
Es un error confundir esta primera visita de Vitelius (Pascua del 37) con la segunda narrada en Ant XVIII, 122, en la cual es el sumo sacerdote Jonatán, sucesor de Caifád, quien es destituido. En esta segunda visita recibió Vitelius la noticia de la muerte de Tiberio. Ahora bien, para llegar a Palestina necesitaban las noticias de uno a tres meses, según los vientos fuesen o no favorables; esta segunda visita, por tanto, tuvo ciertamente lugar en la fiesta de Pentecostés del 37. Por consiguiente; Jonatán, sucesor de Caifás, estuvo en el cargo cincuenta días solamente, desde Pascua a Pentecostés del año 37. (Jeremias 212, n. 73)

Vitellius, arrivé en Judée, monta à Jérusalem au moment de la fête nationale appelée la Pâque. Reçu avec magnificence... Ayant ainsi agi par bienveillance pour le peuple, il dépouilla du sacerdoce le grand-prêtre Joseph appelé Caïphe et lui substitua Jonathan, fils du grand-pontife Anan. Puis il rentra à Antioche. (Ant XVIII, 90.95)


Del relato evangélico de Marcos se deduce que vivía en una casa con espacio suficiente para una sesión extraordinaria del Sanedrín (Mt 26,3.57; Mc 14,53; Lc 22,66), la cual poseía un porche (Mt 26,7; Mc 14,68), y que allí prestaban servicio gran número de criados y criadas (Mt, 26,51; Mc 14,47; Lc 22,50; Jn 18,10.26). Según la tradición vivía en la parte alta de la ciudad. (Jeremias 114)
En el Nuevo Testamento es citado en Lc 3,2; Mt 26, 3.57; Jn 11, 49s; 18,13s.24.28; Ac 4,6. Mc y Lc en 1a historia de la pasión no lo mencionan por su nombre.
Ningún otro sumo sacerdote del siglo I de nuestra era estuvo tanto tiempo en funciones como Caifás. (Jeremias 215, n.91)
Jonatán
Sustituye a Caifás. Viteius se encontraba en Jerusalén en la Pascua del 37, y es entonces cuando fue depuesto Calfás.

Vitelius, étant, allé á Jérusalem lors, de la fête de Paques, et y ayant été reçu avec de très grands honneurs, il remit aux habitants le droit que l'on prenait sur les fruits que se vendaient, et permit aux sacrificateurs de garder, comme autrefois, l'ephod et tous les ornements sacerdotaux qui étaient alors dans la forteresse Antonia, où ils avaient été mis à l'occasion de ce que vais dire.

Vitelius, pour obliger notre nation, le [le saint habit] remit alors, comme je l'ai dit, en la puissance des sacrificateurs, et déchargea le gouverneur de la tour du soin de le conserver. Il ôta ensuite la grande sacrificature à Caiphe [Caifás] pour la donner a Jonathas [Jonatán], fils d'Ananus [Anás], qui avait été aussi grand sacrificateur, et partit pour s'en retourner à Antioche. (Ant XVIII, 90-95)

En esta segunda visita (de tres días) es el el sumo sacerdote Jonatán, sucesor de Caifás, quien fue depuesto. En esta segunda visita recibió Vitelio la noticia de la muerte de Tiberio (marzo 37), noticia que necesitaba de uno a tres meses para llegar a Palestina. Por tanto, esta segunda visita tuvo lugar en la fiesta de Pentecostés del 37. Por consiguiente, Jonatán estuvo en el cargo durante cincuenta días solamente, desde Pascua a Pentecostés del 37. (Jeremias 212, n. 73)

Déférant à leur demande, il changea les résolutions qu'il avait prises à ce sujet. Ayant ordonné à ses troupes de marcher par la grande plaine (41), lui-même monta avec le tétrarque Hérode et ses amis à Jérusalem, pour sacrifier à Dieu pendant la fête nationale des Juifs qui y avait lieu. II y assista et fut reçu avec honneur par la foule des Juifs ; il séjourna là pendant trois jours et destitua de la grande-prêtrise Jonathas [Jonatán] pour la transmettre à son frère Théophile [Teófilo]. Le quatrième jour il reçut une lettre qui lui apprenait la mort de Tibère et il fit jurer par le peuple fidélité à Caïus. (Ant XVIII, 121-123)

Josefo no da ninguna explicación del por qué Jonatán fue destituido tan rápidamente (ejerció algunas semanas de Pascua a Pentecostés).

Nous ignorons la raison pour laquelle Vitellius effectua ce changement, qui ne pouvait que rappeler une fois de plus aux juifs qu'en ce domaine aussi, la décision définitive appartenait aux romains. Le comportement de Vitellius dans cette affaire est bien étrange: à moins que Jonathan [Jonatán] n'ait commis quelque faute (dont nous n'aurions pas entendu parler), peut-être le légat l'a-t-il destitué parce qu'il s'avérait trop populaire auprès des juifs.

Debemos recordar que, en el año 37, el sumo sacerdote reinante había sido Jonatán, hijo de Anás, y que, fue él quien apoyó el ataque contra los nazoreanos instigado por Pablo.
Según el mismo Josefo, el rey Agripa ofreció en el año 41 restaurarle en el puesto de sumo sacerdote,, aunque éste declinó diplomáticamente tal honor (Ant XIX 313-316). La verdadera razón de su rechazo pudo haber sido la conciencia del odio que le tenía el pueblo por el pogrom dirigido contra los nazoreanos cuatro años antes.

Le roi Agrippa ôta ensuite la grande sacrificature à Simon Canthara pour la rendre à Jonathas [Jonatán], fils d'Ananus, [Anás], comme l'en croyant plus digne. Mais celui-ci le pria de le dispenser de la recevoir. et lui parla en ces termes. "Je vous suis trop obligé, Sire, de me vouloir faire tant d'honneur- mais Dieu ne m'en jugeant pas digne. il me doit suffire d`avoir reçu une fois ce saint habit, et je ne pourrais maintenant le reprendre aussi innocemment que je fis alors. Que si votre majesté veut conférer cette dignité à une personne qui la mérite beaucoup mieux que moi et que sa vertu doit rendre beaucoup plus agréable à Dieu, je ne craindrai point de lui proposer mon frère". Une réponse si modeste toucha tellement Agrippa qu'il donna la grande sacrificature à Mathias [Matías], frère de Jonathas [Jonatán] (Ant XIX, cap. 6).

Presidió una importante embajada judía al gobernador de Siria, Ummidio Quadrato (50-52) y, junto con el Sumo Sacerdote en funciones Ananías, fue enviado como legado al emperador, quien, debido a sus gestiones, encomendó el gobierno de Palestina a Félix (Jeremias 177)
Los notables de Samaria acudieron a Tiro para ver a Umidio Cuadrato, que entonces era gobernador de Siria, y le pidieron que cstigara a los que habían devastado su tierra. Asistieron también personajes importantes judíos y el sumo sacerdote Jonatán, hijo de Anano [Anás], que dijeron que los samaritanos habían provocado la revuelta a causa de la muerte del galileo y que el culpable de lo sucedido era Cumano que no había querido perseguir a los autores del crimen. Cuadrato entonces dejó para más tarde la solución de este conflicto entre samaritanos y judíos… Envió a César a otros dos de los más destacados personajes y a los sumos sacerdotes Jonatán y Ananías, al hijo de éste, Anano, y algunos otros notables judíos… Después de estos acontecimientos, el emperador Claudio envió a Félix, hermano de Palante, como procurador de Judea, de Samaria, de Galilea y de Pera (BJ II, 240-247

Les premiers des Samaritains se rendirent chez Ummidius Quadratus, gouverneur de Syrie, qui alors séjournait à Tyr ; ils accusèrent les Juifs d'avoir incendié et pillé leurs villages... Les Juifs déclarèrent que les Samaritains étaient responsables de la révolte et du combat, et plus encore Cumanus, qui avait été corrompu par leurs présents et n'avait fait aucun cas du meurtre de ceux qu'ils avaient tués. Quadratus, la cause entendue, remit sort jugement à plus tard, disant qu'il le rendrait public après avoir pris en Judée une connaissance plus précise de la vérité… Quadratus les fit mettre à mort et envoya à Rome enchaînés, avec leur entourage, le grand-pontife Ananias et le commandant Anan pour se justifier de leurs actes devant l'empereur Claude. II ordonna aussi aux principaux des Samaritains et des Juifs, au procurateur Cumanus et au tribun Celer de se rendre en Italie devant l'empereur pour voir juger par lui leurs enquêtes respectives... Claude envoya ensuite Félix, frère de Pallas, pour s'occuper des affaires de Judée. (Ant XX, 125-137)

Jonatán fue asesinado por los sicarios terroristas antes de la revuelta en misteriosas circunstancias, durante la gobernación de Félix (año 58).

La première de leurs victimes (des sicaires) fut le grand prêtre Jonathan [Jonatán]. Dans la Guerre (II, 256), Josèpne ne nous précise pas la raison pour laquelle ces extrémistes le supprimèrent; mais, par la suite, dans l'Histoire Ancienn (XX 1162-163), Josèphe nous avance une proposition étonnante: c'est Félix qui aurait machiné en réalité cet assassinat parce que Jonatham [Jonatán] l'importunait (il ne cessait de l'exhorter à montrer plus de justice dans son gouvernement). Selon Josèphe, Félix était convenu de ce projet avec les sicaires, par l'intermédiaire d'un ami du grand prêtre qu'il avait soudoyé (Brandon 129)

Al primero que [los sicarios] mataron fue al sumo sacerdote Jonatán, y después de él cada día morían muchos a manos suyas (BJ II, 256)

Félix était irrité contre le grand-prêtre Jonathan [Jonatán] parce qu'il était souvent, admonesté par lui, réclamant une meilleure direction des affaires de Judée ; car Jonathan ne voulait pas se voir lui-même chargé de reproches par le peuple pour avoir demandé à l'empereur d'envoyer Félix comme procurateur en Judée. Félix cherchait donc un prétexte pour se débarrasser de cet homme qui ne cessait de l'importuner, car des admonestations continuelles sont pénibles à qui veut commettre des injustices. C'est pourquoi Félix, par la promesse d'une grosse somme, décida le plus fidèle ami de Jonathan, un Hiérosolymitain nommé Doras, à faire attaquer et tuer Jonathan par des brigands. L'autre y consentant. machina de la façon suivante l'exécution de ce meurtre par les brigands. Certains d'entre eux montèrent à la ville comme pour adorer Dieu, avec des poignards sous leurs vêtements et, s'approchant de Jonathan, ils le tuèrent. (Ant XX, 162-164)

Aparece en Ac 4,5-6, en un pasaje interpretado falsamente muchas veces, y en el que se confirma el nepotismo de la nueva jerarquía (con toda probabilidad sería en aquella época jefe supremo del templo)
Jonatán, hijo de Anás, quien, algunos años después del acontecimiento narrado por Ac 4, 1-22, sucedió a Caifás como sumo sacerdote (año 37) y que, con toda probabilidad, era en aquella época jefe supremo del templo (Jeremias 215)
Teófilo
Vitelius acompañado por Antipas [Herodes Antipas], sube, a Jerusalén, probablemente en la fiesta de Pentecostés del 37, y sustituye a Jonatán por su hermano Teófilo.

Vitellius se rendit à leur (les principaux de cette nation) priére, fit passer son arrnée par le Grand Champ et, accompagné du tétrarque Hérode [Herodes Antipas] et de ses amis, s'en alla á Jérusalem pour offrir des sacrifices áDieu au jour de la fête qui était proche, il y fut reçu avec de très grands honneurs et demeura trois jours.

Durant ce temps, il ôta la grande sacrificature à Jonathas [Jonatán) pour la donner á Théophile [Teófilo], son frère, et ayant reçu la nouvelle de la mort de Tibère, il fil prêter serment à tout le peuple de demeurer fidèle à Caius Caligula qui avait succédé à l'empire. (Ant XVIII, 121-123)

Teófilo debería proceder con cautela, ya que se las arregló para conservar el puesto durante cuatro años muy difíciles, pudiendo suponer que habría recibido indicaciones del legado Vitelius en el sentido de que Roma no tenía ningún interés en fomentar perturbaciones que estimularan la desafección.
Destituido por Agripa I en el 41, fue sustituido por Simón Cantara, hijo de otro gran sacerdote, Boetos, suegro de Herodes el Grande

Après avoir accompli complètement toutes les cérémonies en l'honneur du Dieu, Agrippa dépouilla Théophile, fils d'Anan, du grand-pontificat et transmit sa charge à Simon, fils de Boéthos, surnommé Cantheras. (Ant, 297)

Matías
En el 42, Agripa destituye al sumo sacerdote Simón y nombra a Matías, hermano de Jonatán, hijo de Anás. Es sustituido al año siguiente por Elionaeo, hijo de Canteras.

Quant au roi Agrippa, il priva du pontificat Simon Cantheras pour le rendre à Jonathan [Jonatán], fils d' Anan [Anás], parce qu'il le reconnaissait plus digne de cette charge. Mais celui-ci se voyait sans plaisir investi d'un tel honneur et il le refusa en ces termes … Le roi, satisfait de ces paroles, admira les dispositions de Jonathan et donna le grand pontificat à son frère Mathias. (Ant XIX, 313-316)

Ce prince (Agrippa I) ôta la grande sacrificature a Mathias [Matías] pour la donner á Elionée, fils de Citheus. Et en la troisième année de son régne, il célébra dans la ville de Césarée, que l'on nomnait autrefois, la Tour-de-Straton, des jeux solennels en l'honneur de l'empereur. (Ant XIX, 342-343)

Anán
En el, 62, Anán (o Anano). Es hijo de1 famoso Anás (el suegro de Caifás), hijo de Seth. Y hermano de Jonatán, el sumo sacerdote del año 37, que fue el que apoyó el ataque contra los nazoreanos instigado por Pablo. Josefo lo describe de "temperamento precipitado e insólitamente atrevido, seguidor del partido de los saduceos, que son en realidad más duros que cualquier otro judío cuando se trata de juzgar" (Ant XX, 199). Aprovechó el "vacío de poder" dejado por la muerte de Festus. Duró tres meses, ya que Agripa le depuso debido a la muerte de Jacobo.
Ahora, en el 62, el sumo sacerdote era un hermano menor de Jonatán, que tenía el mismo nombre que su padre: Anás o Anano., en hebreo Anán, Josefo lo describe en Antigüedades, su obra más sobria y más responsable, como un hombre "de temperamento precipitado e insólitamente atrevido. Siguió al partido de los saduceos que son en realidad más duros que cualquier otro judío cuando se trata de juzgar". (Ant, 199). Anán estaba decidido a aprovechar al máximo la posición en que se encontraba para arreglar las cuentas de una vez por todas, con los hostiles nazoreanos, que eran oídos por el pueblo y escuchados por los promotores espirituales de los zelotas, en connivencia con los sacerdotes ordinarios y los esenios. Era intolerable que los nazoreanos del monte Sión siguieran manifestando lo que se podía considerar como un Sanedrín rival, alegando alianza con Jesús como Mesías, y bajo la presidencia de su hermano Jacobo. Junto con sus colegas, no menos predispuestos que él, Anán trazó el plan para propinar a la oposición un golpe decisivo mediante la detención y ejecución de Jacobo y de tantos ancianos nazoreanos como pudieran.

Festus étant mort, Néron donna le gouvernement de la Judée à Albinus, el le roi Agrippa ôta la grande sacrificature à Joseph pour la donner à Ananus (Anán), fils d'Ananus (Anás)... Ananus (Anán), dont nous parlons maintenant, était un homme audacieux et entreprenant, et de la secte des Saducéens qui comme nous l'avons dil, sont les plus sévères de tous les juifs el les plus rigoreux dans leurs jugements. Il prit le temps de la mort de Festus et qu'Albinus n'était pas encore arrivé pour assembler un conseil devant lequel il fit venir Jacques, frère de Jésus, nommé Christ, et quelques autres, les accusa d'avoir contrevenu à la loi et les fit condamner à être lapidés.

Cette action déplut extrémement à tous ceux des habitants de Jérusalem qui avaient de la piété et un véritable amour pour l'observation de nos lois. Ils envoyérent secrétement vers le roi Agrippa pour le prier de mander à Ananus [Anán] de n'entreprendre plus rien de semblable, ce qu'il avait fail ne pouvant s'excuser. Quelques-uns d'eux allérent au devant d'Albinus, qui était alors parti d'Alexandrie, pour l'informer de.ce quí s'était passé et lui représenter qu'Ananus [Anán] n'avait pu, ni dû assembler ce conseil sans sa permision. Il entra dans ce sentiment, et écrivit à Ananus [AnánI, avec colère et avec menaces de le faire châtier. Agrippa, le voyant si irrité contre lui, lui ôta la grande sacrificature qu'il n'avait excercée que quatre mois et la donna à Jésus, fils de Damneus. (Ant XX, 197-203).

Si le récit -manifestement inexact- d'Hegésippe se fonde sur une réalité historique, on peut se demander si le grand prêtre Anan [Anán] qui exerça, comme nous l'avons vu, une répression contre le bas clergé, et provoqua ainsi une dissension, n'est pas par hasard à l'origine de cette situation. En l'an 62, en effet, qui fut un temps d'interrrègne, on -vit les zélotes redoubler d'activité à, travers tout le pays et corrompre le bas, clergé: dans ggce contexte, l'attente messianique du peuple juif, qui mettait cette fois tout son espoir en Jésus, a fort bien pu pousser Anan [Anán] à révoquer Jacques, le principal leader d'un mouvement qui menaçait l'ordre établi et les privilèges des hauts fonctionnaires juifs. Du moins, ce fut peut-être une des causes de son geste. (Brandon 216)

En el 66, gobierno insurreccional después de la derrota de Cestius Gallus, uno de los dos jefes de Idumea fue un sacerdote jefe; el otro, el hijo del sumo sacerdote Anás, Anán. (Jeremias 215)

Personne ne manifestaift plus désormais aucune opposítion à la révolte; Josèphe raconte méme que les derniers juifs pro-romains prennaient maintenant part à l'effort national pour parer à l'attaque suivante (BJII, 562; Autobiog 2,4). On pouvait donc voir tous les groupes politíques juifs se rallier à la même cause: le maintien de la liberté toute neuve d'Israël, et voici qu'apparaissaient à leur tête certains membres de l'aristocratie sacerdotale, dont l'ex-grand prêtre Anan [Anán]. (BJ II 563).

Cuando regresaron a Jerusalén los que habían perseguido a Cestio, hicieron que se pasaran a su bando los partidarios que aún quedaban de los romanos, a unos por la fuerza y a otros por medio de la persuasión. Los reunieron en el Templo y nombraron un gran número de generales para la guerra. Designaron a José, hijo de Gorion, y al sumo sacerdote Anano [Anán] como la máxima autoridad de todos los asuntos de la ciudad y, sobre todo, se les encomendó reconstruir sus murallas. (BJ II, 562-564)

Ce passage est pour le moins confus. "Les poursuivants de Cestius, dit-il, qui s'étaient attaché le parti pro-romain, en usant à la fois de force et de persuasion, nommèrent des généraux supplémentaires. Ainsi Joseph ben Gioron fut-il preposé avec Anan [Anán] au contrôle suprême des affaires urbaines; ils étaient tout particulièrement chargés de faire surélever les murs de la cité. Attendu que les meneurs des poursuivants de Cestius étaient les zélotes ( ), selon II 541, cette nouvelle situation s'avère pour le moins inexplicable.

Dirige la reacción aristocrática contra los zelotas y su revolución social (a quienes logra relegar en el interior del templo.

Los que eran considerados ciudadanos principales (oi` prou,cein auvtw/n dokou/ntej), Gorión, hijo de José, y Simeón, hijo de Gamaliel, incitaron a la gente, cuando estaba reunida en asambleas (e,n tai/j evkklhsi,aij), y de forma individual (katV ivdi,an), cuando acudían a visitarla, para que castigara de una vez a los destructores de la libertad (touvj lumew/naj th/j evleuqeri,aj) y para que limpiara (kaqa/rai) el Lugar Santo (to. a[gion) de estos homicidas (tw/n miaifo,nwn). Los sumos sacerdotes más famosos (oi` dokimw/tatoi tw/n avciere,wn), Jesús, hijo de Gamala, Anano [Anán], hijo de Anano [Anás], que muchas veces en las asambleas habían reprochado al pueblo, le instigaban contra los zelotes (toi/j zhlwtai/j). Estos malhechores se habían dado este nombre como si tuvieran celo (zhlw,santej) por realizar buenas acciones, y no por los tremendos crímenes que llevaron a cabo en exceso. (BJ IV, 159- 161)

Arenga de Ananus [Anán]

Mais quelque que fût cette multitude contre des gens si détestables, elle ne se préparait point à les attaquer, parce qu'elle les croyait trop forts pour pouvoir l'entreprendre avec succès. Alors le grand sacrificateur Ananus [Anán]...

Il (Joséphe) va même jusqu`à montrer le grand prêtre Anan [Anan] en train d'exhorter le peuple à anéantir ces zélotes, sans attendre que les romains viennent délivrer le sanctuaire de Dieu. (Brandon 162)

Adjetivos dedicados a los zelotes: scélérats, méchants, furieux, ennemis déclarés de ce qui mérite le plus d'être révéré, démons incarnés, nouveaux tyrans, sacrilèges, impies,

¿Por qué hay que vivir con un pueblo que no atiende a las desgracias y en el que ya no existe forma de oponerse a os males que han caído sobre ellos? Cuando os saquean, no os oponéis a ello; cuando os golpean, os calláis. Nadie se lamenta públicamente por los que han sido asesinados. ¡Ay, amarga tiranía! ¿Pero por qué critico a los tiranos? ¿No han crecido éstos por culpa de vuestra resignación? Pues vosotros no hicisteis caso de sus primeras reuniones, cuando aún eran pocos, y así aumentasteis su número con vuestro silencio… Soportad, soportad el ver pisoteados los lugares sagrados y no sufráis por sus excesos, vosotros que habéis facilitado a esa gente impía los escalones de sus audaces crímenes.

Pues, sin duda, ahora abordarían empresas mayores, si tuvieran para destruir algo más importante que el Templo. Dominan la parte más fortificada de la ciudad, ya que ahora se ha de considerar el Templo como una ciudadela o como una fortaleza… ¿Es que esperáis que los romanos vengan en auxilio de vuestros lugares sagrados?... Si no soportamos a los amos del mundo, ¿vamos a tolerar a los tiranos de nuestra propia nación? En el caso de que fuéramos vencidos por los romanos, ¡ojalá que estas palabras no lleguen a realizarse!, no tendremos que tolerar ya nada más duro que los males que esta gente nos está haciendo… Quizá la mayoría de vosotros está aterrada ante su número y su audacia, así como también ante la superioridad del lugar en el que están asentados. Pero de la misma manera que estos hechos han sucedido por vuestra desidia, así también ahora se agravarán si aplazáis más el problema…. Tened confianza en que, si vamos contra ellos, serán más humildes por su mala conciencia y el pensar en sus crímenes eliminará la ventaja de estar en un lugar alto. A lo mejor la Divinidad, airada, vuelve contra ellos sus golpes y los impíos serán destruidos por sus propias flechas… En caso de que nos sobrevenga algún peligro, es hermoso morir delante de las puertas sagradas y entregar la vida, no en defensa de nuestros hijos y mujeres, sino por Dios y por el Templo. Yo os ayudaré con mi consejo y con mi mano, y no dejaremos de preocuparnos por vuestra seguridad ni veréis que yo escamotee mi propia persona. (BJ IV, 163-192)

El pueblo se anima ("La muchedumbre gritaba para que les condujera contra aquella gente a quien él les había exhortado combatir") y Ananus [Anán] organiza el ataque. Después de las primeras escaramuzas entre "gente de la ciudad" y "zelotes" con ventaja para estos últimos, les "zelotes ya no resistieron más la presión y poco a poco se retiraron al Templo, donde entraron con ellos los hombres de Anano [Anán]. Ananus [Anán] no se atreve a pasar adelante ("A Anano [Anán] no no le pareció bien asaltar las puertas sagradas, sobre todo cuando aquellos les disparaban desde arriba. Pensó que sería un sacrilegio, aunque venciera, meter dentro a la multitud sin haberse purificado") y organiza los turnos del asedio por grupos de seis mil ("Todos estaban obligados a hacer guardia por turnos. Muchos judíos de clase alta pagaban a gente pobre y los enviaban a montar guardia en lugar de ellos") (BJ IV, 195-207)

Fue una de las primeras víctimas -junto con Jesús, el pontífice del 63-64- de la nueva alianza entre zelotas e idumeos. Fueron dejados sin sepultar, "en tierra desnudos, echados a los perros y a las fieras" (BJ IV, 315-344) (Crossan 261).
Su hermano Anán, el que tramaba la muerte de Jacobo, sería asesinado a su vez por los idumeos que los zelotes habían traído a Jerusalén durante la revuelta judía (junto con Jesús, hijo de Gamalas, otro sumo sacerdote).

A los idumeos les parecía un esfuerzo inútil ir contra el resto de la población, por lo que buscaban a los sumos sacerdotes y la mayoría de ellos se dedicaba a atacar a estas personalidades. Nada más capturarlos los mataban. Subidos sobre sus cadáveres se burlaban de Anano [Anán], por su benevolencia para con el pueblo, y de Jesús por sus palabras pronunciadas desde la muralla. Llegaron a tal extremo de impiedad que incluso dejaban los cuerpos sin enterrar, a pesar de que los judíos se preocupan tanto de las sepulturas que aun a los que han sido condenados a la crucifixión los descuelgan y los entierran antes de la puesta del sol… A los que poco antes habían llevado las vestiduras sagradas, habían presidido el culto universal y habían sido venerados por gente que de todo el mundo había venido a la ciudad, se les veía tirados, desnudos, para servir de comida a perros y bestias salvajes. (BJ IV; 315-324


D'après Josèphe, c'est le jour de la mort d'Anan [Anán], le grand prêtre qui menait les juifs sur la voie du salut, que sonna pour le peuple d'Israël l'heure de la débâcle: Josèphe donne ainsi à entendre le rôle qui aurait joué Anan [Anán], ou du moins qu'il aurait aimé voir Anan [Anán] jouer, s'il avait anéanti les zélotes, et été, de ce fait, en mesure de ramener la nation juive sur le chemin de la soumission à Rome. (Brandon 162)

No me equivocaría si dijera que la muerte de Anano [Anán] fue el comienzo de la toma de la ciudad y que desde aquel día fue derribada la muralla y aniquilado el Estado judío, cuando vieron que se degollaba en medio de la ciudad al sumo sacerdote que luchaba a la cabeza por su propia salvación. Pues, además de ser un hombre venerable y de una gran justicia, le gustaba tratar a las personas más humildes como si fueran sus iguales, a pesar de la importancia de su nobleza, de su dignidad y de su honor. Amaba sobremanera la libertad y era un enamorado de la democracia: ponía siempre el interés del público por delante de sus beneficios personales y prefería la paz por encima de todo. Sabía que era imposible vencer a los romanos. Y, sin embargo, se vio obligado a preparar la guerra para que, en caso de que los judíos no llegaran a un acuerdo, pudieran luchar con dignidad. En resumen, se podría decir que, si Anano [Anán] hubiera vivido, se habría llegado a un pacto, ya que era hábil para hablar y para persuadir al pueblo y ya esta convenciendo incluso a sus adversarios. O bien, en el caso que se hubiera continuado la guerra, los judíos habrían producido a los romanos un gran retraso a las órdenes de un general de esta naturaleza. (BJ IV; 318-321)

Matías, el nieto
Hijo de Teófilo, fue nombrado por Agippa II sumo sacerdote en el 65, sustituyendo a Jesús de Gamala.

Ayant enlevé le grand-pontificat à Jésus, fils de Gamaliel, il le donna à Matthias, fils de Théophile, sous lequel commença la guerre des Juifs contre les Romains. (Ant XX, 223)

En el 66, cuando los rebeldes se hacen con el control del templo, eligen por sorteo, renovando -según ellos- una antigua costumbre, un simple sacerdote rural con el oficio de cantero, miembro del clan de Eniachim, "un tal Fani, hijo de Samuel, de la aldea de Aftia" (Brandon 162, Jeremias 175)

El pueblo llegó a tal punto de abatimiento y de terror, y los malhechores a tanta soberbia que incluso estuvo en sus manos el elegir a los sumos sacerdotes. Dejaron sin vigor el derecho de las familias, de las que se nombraban por sucesión a los sumos sacerdotes, y pusieron en este cargo a personas desconocidas… A estos males se añadió la burla, que era más insoportable que sus crímenes. Para probar el abatimiento del pueblo y hacer alarde de su fuerza se dispusieron a elegir por sorteo a los sumos sacerdotes, cuando, según hemos dicho, la elección era por sucesión hereditaria. La excusa para esta artimaña era una antigua costumbre, pues decían que ya antes la elección del sumo sacerdote era por sorteo. Sin embargo, en realidad se trataba de la eliminación de una norma muy consolidada y una estratagema para obtener el poder y ser ellos mismos los que designaran los cargos.

Mandaron llamar a una de las tribus pontificales, llamada Eniaquim, y eligieron a suertes al sumo sacerdote. El azar seleccionó a la persona que mejor puso en evidencia la ilegalidad de esta gente, un tal Fani, hijo de Samuel, de la aldea de Aftia, que no sólo no descendía de sumos sacerdotes, sino que por su incultura ni siquiera sabía con claridad qué era el sumo sacerdocio (BJ IV, 152-157)

Gràcies per la visita
Miquel Sunyol

sscu@tinet.cat
28 octubre 2008
Ültima modificació: 2 febrer 2011
Per dir la teva Pàgina principal de la web

Altres temes

Temas teológicos          Temas bíblicos        Temas eclesiales          Cosas de jesuitas
Catequesis navideña (2000)      Catequesis eucarística (2006)    Catequesis sobre el Padrenuestro (2012)
Catequesis sobre el error del Dios encarnado (2014-2015)      Los amigos de Jesús ¿pobres o ricos? (2014)
Spong, el obispo episcopaliano (2000)     Teología Indígena (2001)      Fernando Hoyos (2000-2016)     Con el pretexto de una encuesta (1998)