Anar a la versió catalana Página preparada para
una resolució de 1024 x 768
Versión para imprimir
Ya publicado
Algunos textos de Eugen Drewermann
a "Dios inmediato"

Se dice que usted no capta el sentido de la historia y no lo toma realmente en consideración

A mi juicio la historia humana juega un papel fundamental. Creo que hay pocos teólogos que, en su reflexión, concedan un lugar tan determinante a la marcha de la historia... ¿Para qué teólogos las antiguas pinturas de Altamira y de Lascaux juegan un papel digno de consideración en el plano religioso?

Eugen DrewermannNo se dan cuenta de lo indispensable que es el conocimiento del pensamiento de los cazadores de la era glaciar para descubrir cómo y por qué nació la idea de consumir un dios en la forma de un determinado alimento.

Estos frescos son testimonio del pensamiento de los hombres de hace treinta mil años, del hombre de Cromanón. En aquel entonces se mataba a un animal, que de hecho era divino, y se recibía a la divinidad misma en el alimento, en la fuerza de la carne matada y consumida.

Desde esta perspectiva la eucaristía, tal y como es comprendida todavía, parece un sacramento “arcaico”, cuyas raíces vitales se remontan a esa protohistoria.

¿Fue esa la intención de Cristo?

En el sentido que acabo de explicar, seguro que no. Algo así era impensable para un judío. En cualquier caso, el gesto en sí es arcaico, extremadamente antiguo. Este único ejemplo es suficiente para ver que la historia tiene una amplitud mayor que la que le suelen conceder la mayoría de los teólogos.

Dice que esos cazadores antiguos pretendían “comer” un dios…

Lo que he indicado es sólo un ejemplo para mostrar la auténtica dimensión de la historia. La Biblia sólo abarca unos seis mil años de historia humana, desde la creación hasta la elección de Israel. Se trata de un período de tiempo restringido desde la revolución neolítica, mientras que se deja totalmente fuera el comienzo de lo que llamamos “historia”, es decir, el enorme espacio de tiempo designado con el nombre de “prehistoria”, la paleontología. La prehistoria del hombre, que se extiende a lo largo de millones de años y que arranca de sus raíces animales, está esperando todavía ser reconocida como tema teológico.

En la medida en que me esfuerzo por considerar la historia en sus dimensiones reales, estoy subrayando cómo nuestras visiones religiosas particulares exigen ser comprendidas a partir de su propia cultura y de su contexto espacio-temporal.

Por eso me parece capital recordar que es imposible tratar cuestiones actuales de orden religioso basándose en ciertas informaciones presuntamente históricas. Se trata de un problema que ya planteó el existencialismo. También aquí me distancio de la posición de numerosos colegas, en la medida en que siempre me pareció que la Biblía debía ser leída de una forma históricamente "crítica". Entonces se ve cómo numerosos pasajes considerados determinantes, en el Nuevo Testamento sobre todo, no pueden ser entendidos de una manera "histórica", aunque sí contienen imágenes o símbolos muy antiguos utilizados por los hombres

En uno de sus escritos habla de la Edad de Piedra en lo que se refiere a determinados comportamientos

Sí, nosotros, los cristianos estamos totalmente anticuados en relación con la sociedad a causa del gran número de estructuras arcaicas que se mantienen en el cristianismo y que hemos dogmatizado en vez de interpretarlas críticamente y existencializarlas. Por ejemplo, la idea de que el hijo de Dios debe ser matado y consumido para la redención del mundo. Se trata de una idea absolutamente arcaica, un ritual que procede de la Edad de Piedra. Ciertamente, se trata de un arquetipo que hay que tomar muy en serio dado su peso propio y su influencia en la psicología. Pero ésa es precisamente la razón por la que es necesario reconocerlo como tal, sin ver en él la expresión directa de la revelación divina.

¿Qué hubiera pensado Cristo de todo este juego de imágenes?

Se hubiera opuesto radicalmente. Jesús, como judío, ignoraba este tipo de imágenes y, si las hubiese conocido, todo inclina a pensar que las habría combatido.

Y cuando dijo : “Ésta es mi carne...”

La cita que usted menciona, según el capítulo 14 del evangelio de Marcos, probablemente no la haya dicho jamás Jesús. Se trata de cuestiones “históricas” que es legítimo plantearse y a las que sólo se puede responder de una manera hipotética. Que Jesús haya organizado una cena pascual tal y como se relata, se puede refutar con el simple hecho de que los días anteriores a su muerte era, en cierto sentido, un perseguido que no podía entrar ya en el Templo. Es totalmente inverosímil que haya querido establecer una institución o un sacramento en oposición a la religión de su pueblo. En otros términos, es altamente problemático pensar que la última cena pueda entenderse como un hecho histórico a la manera de la teología dogmática de la Iglesia.

Y si Jesús dijo: “Este es mi cuerpo, este pan soy yo”, quizá podrían entenderse estas palabras en el sentido que tienen las palabras de Dios cuando, en Ezequiel (2,8ss), ordena a su profeta comer el libro, “dulce a la boca y amargo a las entrañas”. El profeta debe apropiárselo como a la palabra de Dios. En este sentido, Jesús habría querido significar: lo que yo encarno es para vosotros la vida verdadera; aunque me maten, cosa que no tardará en suceder, os digo que sólo uniéndoos a mí viviréis.

Es posible que éste sea el sentido de sus palabras. Y eso sería algo maravilloso. En cambio, toda la historia de Jesús, con el Viernes Santo como punto culminante, se interpretó según una representación sacrificial arcaica de la que Jesús no hubiera sido partidario: ¡Que un Hijo de Dios debía morir para salvar a la humanidad o para fundar un tipo de Estado teocrático! Algo que se situaba en las antípodas del pensamiento judío. Más aún, la representación de un animal divino sacrificado y comido proviene muy probablemente del culto dionisíaco y, como tal, fue combatida por la religión judía.

¿Quién es
Eugen Drewermann?

Nace en 1940 en Bergkamen (Alemania), de madre católica y padre luterano.

Estudia Filosofía en Münster y Teología en Paderborn (Renania-Westfalia), y, más tarde, Psicoanálisis en Gotinga.

Según él mismo: "Mi mundo existencial, para hablar de esta manera, había estado profundamente influído por la filosofía de Kierkegaard, Shhopenhauer y Albert Schweitzer, e, igualmente, había sido determinante la influencia de Jean-Paul Sartre, recibida en mis años de estudiante".

En 1956 (un año antes se había creado el ejército de la República Federal de Alemania) entra por primera vez en conflicto con la Iglesia católica por sus convicciones pacifistas ("Esta Iglesia rehusaba a los católicos el derecho a negarse a cumplir el servicio militar por objección de conciencia. Me vi, entonces, enfrentado a un atroz dilema, pero al fin me decidí a no cumplir las obligaciones militares"

Es ordenado sacerdote en 1966 y es destinado a una parroquia de estudiantes.

En 1978 defiende su tesis sobre la estructura del mal en el Yahvismo

A partir de       es catedrático de Teología Sistemática en la Facultad de Filosofía y Teología de Paderborn (universidad católica), al tiempo que ejerce de sacerdote en una parroquia.

"Fui durante un tiempo profesor honorario (Privatdozent) y, como ya le dije nunca quise acceder a una cátedra. Ésta es otra de las particularidades de mi vida. Mi modelo en este campo ha sido Kierkegaard. Siempre me gustó su afirmación de que no es posible convertir en una doctrina la forma de vida de Jesús. Según eso la cátedra no puede ser una categoría cristiana. Pensé sin embargo que siendo profesor honorario podía preocuparme, en el marco académico, de las nuevas cuestiones sin llamar demasiado la atención, pero nunca quise pertenecer expresamente al cuerpo docente."

En 1989, cuando ya hacía años que la iglesia católica había abierto una cruzada contra el, aparece Kleriker. Psychogramm eines Ideals (publicado por Ed. Trotta en 1995 bajo el título de Clérigos).

Le prohiben participar en la formación de catequistas. En septiembre de 1991, llega su expulsió de la la cátedra por el obispo Degenhardt.

Durante un tiempo, "la Iglesia católica me impone una contradicción insoportable: puedo predicar, pero no ensenyar". Más tarde esta contradicción desaparece: le llega la prohibición de ejercer todo ministerio sacerdotal.

La universidad pública de Paderborn abre para él una cátedra de sociología y antropología de la civilización.

A partir de este momento, trabaja de psicoterapeuta ("un tercio de mi tiempo lo dedico a conversar con las personas que buscan mi ayuda como terapeuta"), y dedica buena parte de su tiempo al estudio y a escribir: ("ahora es el punto central y el nucleo de mi actividad, pues no tendría ningún sentido el escribir si no continuara con mi tarea de psicoanalista-acompañante") y a dar conferencies ("que sólo sirven como publicidad, de la que sacan provecho sobre todo mis editores"), habiendo sabido mantener un estilo de vida modesto.

El hecho de asistir a conferencias suyas (alguna vez en primera fila como en La Sorbona) y de participar con él en emisiones televisivas (Estraburgo, 1993), le valió al obispe Jacques Gaillot un monitum (una bronca oficial) por parte del nuncio apostólico en Francia.

El 14 de diciembre de 2005 anunció por la televisión alemana (ARD) que él había dejado la iglesia católica el 20 de junio (al cumplir los 65 años)

Tiene publicados más de 80 libros y el número de ejemplares vendidos supera con mucho el millón.

Es pacifista y ecologista convencido.

Eugen Drewermann
Dios inmediato
Ed. Trotta (1997)

Si quieres saber más sobre él...
Gracias por la visita
Miquel Sunyol

sscu@tinet.cat
4 abril 2007
Para decir algo Página principal de la web

Catequesis eucarística

Otros temas


 

Temas teológicos          Temas bíblicos        Temas eclesiales          Cosas de jesuitas
Catequesis navideña (2000)      Catequesis eucarística (2006)    Catequesis sobre el Padrenuestro (2012)
Catequesis sobre el error del Dios encarnado (2014-2015)      Los amigos de Jesús ¿pobres o ricos? (2014)
Spong, el obispo episcopaliano (2000)     Teología Indígena (2001)      Fernando Hoyos (2000-2016)     Con el pretexto de una encuesta (1998)