Anar a la versió catalana
Página preparada para una
resolución de 1024 x 768
Sólo texto
Consejos de lectura Y unos consejos del siglo XIV... Si es tu primera visita...
Dios de Antígona... Dios de Jesús...

carmen (52K)

Por la mañana Joxe Arregi nos había propuesto reflexiones sobre “Creo en la resurrección de los muertos y en la vida eterna”. En la Eucaristía de la tarde hice el siguiente comentario

Es posible que hoy Carmencita, después de muchos años, haya comprendido que algo de razón iba teniendo yo.

El año pasado, si no recuerdo mal, ya dije que quien quisiera ese Dios de Jesús (o ese Dios que Mateo presenta como el Dios de Jesús), cuyo último acto con la humanidad creada por él es separar a unos y otros –unos a su derecha, otros a su izquierda; unos ovejas, otros cabritos; unos benditos, otros malditos; unos en el Reino, otros al fuego eterno- que se lo quedara…

Al jubilarme hice propósito de ir leyendo a los clásicos. Acabo de leer Antígona de Sófocles. La historia todos la conocéis: los dos hermanos de Antígona han muerto en la batalla. Uno (Etéocles) defendiendo la ciudad, el otro (Polínices) atacándola. Creonte, ya rey de Tebas y tío de los tres, prohíbe que se de sepultura al hermano traidor. Antígona desobedece y es condenada a muerte.

Hay un diálogo entre Creonte (Cr) y Antígona (Ant):

Ant. Nada hay vergonzoso en honrar a los hermanos.
Cr. ¿Y no era acaso tu hermano el que murió frente a él?
Ant. Mi hermano era, del mismo padre y de la misma madre.
Cr. Y, siendo así, ¿como tributas al uno honores impíos para el otro?
Ant. No sería ésta la opinión del muerto.
Cr. Si tú le honras igual que al impío...
Ant. Cuando murió no era su esclavo: era su hermano.
Cr. Que había venido a arrasar el país; y el otro se opuso en su defensa.
Ant. Con todo, Hades requiere leyes igualitarias.
Cr. Pero no que el que obro bien tenga la misma suerte que el malvado.
Ant. ¿Quién sabe si allí abajo esto es la piedad?
Cr. No, en verdad no, que un enemigo.. ni muerto, será jamás mi amigo.
Ant. No nací para compartir el odio, sino el amor.

Ver todo el diálogo

joxe (176K)

Te agradezco, Joxe, que hoy nos hayas presentado
el Dios de Antígona y de Sófocles
y no el Dios de Creonte y de Jesús.

El día antes mi comentario vespertino fue un poco crítico. El tema de la mañana había sido “Creo en la santa Iglesia católica, la comunión de los santos”. Éste fue mi comentario:

Algún pequeño cambio haría en alguna de tus frases. Has hablado, en singular, del “movimiento de Jesús”; yo lo haría en plural: “los movimientos de Jesús”.

Los movimientos de Jesús

Sin embargo, hay una palabra que me ha sobrado. Al hablar de la “comunión de los santos” has utilizado la palabra “inventar”: ni Jesús ni sus seguidores inventaron ningún tipo de organización comunitaria. Ya existía entre los esenios según nos cuenta el historiador judío Flavio Josefo.

Ver cuadro comparativo

Estas comunidades esenias tenían un punto de justicia más elevado que la de los seguidores de Jeús: "Ni adquieren esclavos; en efecto. opinan que esto constituiría una injusticia". Es bueno saber que, ni en los orígenes, hemos sido los mejores.

Los esenios según los autores antiguos

O aquellos primeros creyentes de Jerusalén copiaron la organización ya existente entre los esenios o el autor de los Hechos de los Apóstoles (al que por comodidad llamamos Lucas) -desconociendo la realidad concreta de la comunidad de Jerusalén- utilizó las descripciones de Flavio Josefo sobre los esenios para describir a su vez -idealmente- la comunidad de Jerusalén.

Gracias por la visita
Miquel Sunyol

sscu@tinet.cat
30 Agosto 2010
Para decir algo Página principal de la web

¿Qué es Lamiarrita?

El diálogo interreligioso          Catequesis navideña         Catequesis eucarística         Cosas de jesuitas
Otros temas        Con el pretexto de una encuesta         Spong el obispo episcopaliano         Teología Indígena

El diálogo entre Creonte y las dos hermanas
(Antígona e Ismene)

Cr. Y, así y todo, ¿te atreviste a pasar por encima de la ley?
Ant. No era Zeus quien me la había decretado, ni la Justicia, compañera de los dioses subterráneos, perfiló nunca entre los hombres leyes de este tipo. Y no creía yo que tus decretos tuvieran tanta fuerza como para permitir que solo un hombre pueda saltar por encima de las leyes no escritas, inmutables, de los dioses: su vigencia no es de hoy ni de ayer, sino de siempre, y nadie sabe cuándo fue que aparecieron. No iba yo a atraerme el castigo de los dioses por temor a lo que pudiera pensar alguien: ya veía, ya, mi muerte –y cómo no?–, aunque tú no hubieses decretado nada; y, si muero antes de tiempo, yo digo que es ganancia: quien, como yo, entre tantos males vive, ¿no sale acaso ganando con su muerte? Y así, no es, no desgracia, para mi, tener este destino; y en cambio, si el cadáver de un hijo de mi madre estuviera insepulto y yo lo aguantara, entonces, eso si me sería doloroso; lo otro, en cambio, no me es doloroso: puede que a ti te parezca que obré como una loca, pero, poco mas o menos, es a un loco a quien doy cuenta de mi locura.
El Coro Muestra la joven fiera audacia, hija de un padre fiero: no sabe ceder al infortunio.
Cr. (Al Cor) Si, pero sepas que los mas inflexibles pensamientos son los mas prestos a caer: V el hierro que, una vez cocido, el fuego hace fortísimo y muy duro, a menudo verás cómo se resquebraja, lleno de hendiduras; sé de fogosos caballos que una pequeña brida ha domado; no cuadra la arrogancia al que es esclavo del vecino; y ella se daba perfecta cuenta de la suya, al transgredir las leyes establecidas; y, después de hacerlo, otra nueva arrogancia: ufanarse y mostrar alegría por haberlo hecho. En verdad que el hombre no soy yo, que el hombre es ella si ante esto no siente el peso de la autoridad; pero, por muy de sangre de mi hermana que sea, aunque sea más de mi sangre que todo el Zeus que preside mi hogar, ni ella ni su hermana podrán escapar de muerte infamante, porque a su hermana también la acuso de haber tenido parte en la decisión de sepultarle.
(A sus esclavos) Llamadla.
(Al Coro)Si, la he visto dentro hace poco, fuera de si, incapaz de dominar su razón; porque, generalmente, el corazón de los que traman en la sombra acciones no rectas, antes de que realicen su acción, ya resulta convicto de su arteria.
(A Antígona) Pero, sobre todo, mi odio es para la que, cogida en pleno delito, quiere después darle timbres de belleza.
Ant. Ya me tienes: ¿buscas aún algo más que mi muerte?
Cr. Por mi parte, nada más; con tener esto, lo tengo ya todo.
Ant. ¿Qué esperas, pues? A mi, tus palabras ni me placen ni podrían nunca llegar a complacerme; y las mías también a ti te son desagradables. De todos modos, ¿cómo podía alcanzar más gloriosa gloria que enterrando a mi hermano?
(Señalando los ancianos del Coro) Todos éstos, te dirían que mi acción les agrada, si el miedo no les tuviera cerrada la boca; pero la tiranía tiene, entre otras muchas ventajas, la de poder hacer y decir lo que le venga en gana.
Cr. De entre todos los cadmeos, este punto de vista es solo tuyo.
Ant. Que no, que es el de todos: pero ante ti cierran la boca.
Cr. ¿Y a ti no te avergüenza, pensar distinto a ellos?
Ant. Nada hay vergonzoso en honrar a los hermanos.
Cr. ¿Y no era acaso tu hermano el que murió frente a él?
Ant. Mi hermano era, del mismo padre y de la misma madre.
Cr. Y, siendo así, ¿como tributas al uno honores impíos para el otro?
Ant. No sería ésta la opinión del muerto.
Cr. Si tú le honras igual que al impío...
Ant. Cuando murió no era su esclavo: era su hermano.
Cr. Que había venido a arrasar el país; y el otro se opuso en su defensa.
Ant. Con todo, Hades requiere leyes igualitarias.
Cr. Pero no que el que obro bien tenga la misma suerte que el malvado.
Ant. ¿Quién sabe si allí abajo esto es la piedad?
Cr. No, en verdad no, que un enemigo.. ni muerto, será jamás mi amigo.
Ant. No nací para compartir el odio, sino el amor.
Cr. Pues vete abajo y, si te quedan ganas de amar, ama a los muertos que, a mi, mientras viva, no ha de mandarme una mujer.
Se acerca Ismene entre dos esclavos.
El Coro He aquí, ante las puertas, he aquí a Ismene; Lágrimas vierte, de amor por su hermana; una nube sobre sus cejas su sonrosado rostro afea; sus bellas mejillas, en llanto bañadas.
Cr. (A Ismene) Y tú, que te movías por palacio en silencio, como una víbora, apurando mi sangre... Sin darme cuenta, alimentaba dos desgracias que querían arruinar mi trono. Venga, habla: ¿vas a decirme, también tú, que tuviste tu parte en lo de la tumba, o jurarás no saber nada?
Ism. Si ella está de acuerdo, yo lo he hecho: acepto mi responsabilidad; con ella cargo.
Ant. (Vivamente) No, que no te lo permite la justicia; ni tú quisiste ni te di yo parte en ello.
Ism. Pero, ante tu desgracia, no me avergüenza ser tu socorro en el remo, por el mar de tu dolor.
Ant. De quién fue obra bien lo saben Hades y los de allí abajo; por mi parte, no soporto que sea mi amiga quien lo es tan solo de palabra.
Ism. No, hermana, no me niegues el honor de morir contigo y el de haberte ayudado a cumplir los ritos debidos al muerto.
Ant. No quiero que mueras tú conmigo ni que hagas tuyo algo en lo que no tuviste parte: bastará con mi muerte.
Ism. ¿Y cómo podré vivir, si tú me dejas?
Ant. Pregúntale a Creonte, ya que tanto te preocupas por él.
Ism. ¿Por qué me hieres así, sin sacar con ello nada?
Ant. Aunque me ría de ti, en realidad te compadezco.
Ism. Y yo, ahora, ¿en qué otra cosa podría serte útil?
Ant. Sálvate: yo no he de envidiarte si te salvas.
Ism. ¡Ay de mí, desgraciada, y no poder acompañarte en tu destino!
Ant. Tú escogiste vivir, y yo la muerte.
Ism. Pero no sin que mis palabras, al menos, te advirtieran.
Ant. Para unos, tú pensabas bien..., yo para otros.
Ism. Pero las dos ahora hemos faltado igualmente.
Ant. Animo, deja eso ya; a ti te toca vivir; en cuanto a mi, mi vida se acabó hace tiempo, por salir en ayuda de los muertos.
Cr. (Al Coro) De estas dos muchachas, la una os digo que acaba de enloquecer y la otra que está loca desde que nació.
Ism. Es que la razón, señor, aunque haya dado en uno sus frutos, no se queda, no, cuando agobia la desgracia, sino que se va.
Cr. La tuya, al menos, que escogiste obrar mal juntándote con malos.
Ism. ¿Qué puede ser mi vida, ya, sin ella?
Cr. No, no digas "ella”, porque ella ya no existe.
Ism. Pero, ¿cómo?, ¿matarás a la novia de tu hijo?
Cr. No ha de faltarle tierra que pueda cultivar.
Ism. Pero esto es faltar a lo acordado entre él y ella.
Cr. No quiero yo malas mujeres para mis hijos.
Ant.. ¡Ay, Hemón querido! Tu padre te falta al respeto.
Cr. Demasiado molestas, tú y tus bodas.
El Coro Así pues, ¿piensas privar de Antígona a tu hijo?
Cr. Hades, él pondrá fin a estas bodas.
El Coro Parece, pues, cosa resuelta que ella muera.
Cr. (Al Coro) Te lo parece a ti, también a mi.
(A sus esclavos) Y, venga ya, no mas demora; llevadlas dentro, esclavos; estas mujeres conviene que estén atadas, y no que anden sueltas: huyen hasta los mas valientes, cuando sienten a la muerte rondarles por la vida.
Los guardas que acompañaban a Creonte, acompañan a Antígona e Ismene dentro del palacio.
Entra también Creonte.
El Coro Felices aquellos que no prueban en su vida la desgracia. Pero si un dios azota de males la casa de alguno, la ceguera no queda, no, al margen de ella y hasta el final del linaje la acompaña. Es como cuando contrarios, enfurecidos vientos tracios hinchan el oleaje que sopla sobre el abismo del profundo mar; de sus profundidades negra arena arremolina, y gimen ruidosas, oponiéndose al azote de contrarios embates, las rocas de la playa.


Así veo las penas de la casa de los Lablácidas cómo se abaten sobre las penas de los ya fallecidos: ninguna generación liberará a la siguiente, porque algún dios la aniquila, y no hay salida. Ahora, una luz de esperanza cubría a los últimos vástagos de la casa de Edipo; pero, de nuevo, el hacha homicida de algún dios subterráneo la siega, y la locura en el hablar y una Furia en el pensamiento.


El teu poder, Zeus, ¿quin orgull d'humans l'aturaria? No el vencen mai ni el Son que tots els éssers caça, ni els incansables mesos dels déus. Sense envellir pel temps, àrbitre, regnes sobre l'esclat rellambrejant de l'Olimp. I en l'imminent i en el futur i en el passat, ha de prevaler aquesta llei: res en la vida dels mortals no entra, per poc que sigui excessiu, sense desventura.


¿Qué soberbia humana podría detener, Zeus, tu poderío? Ni el sueño puede apresarla, él, que todo lo domina, ni la duración infatigable del tiempo entre los dioses. Tú, Zeus, soberano que no conoces la vejez, reinas sobre la centelleante, esplendorosa serenidad del Olimpo. En lo inminente, en lo porvenir y en lo pasado, tendrá vigencia esta ley: en la vida de los hombres, ninguno se arrastra –al menos por largo tiempo– sin ceguera.


La esperanza, en su ir y venir de un lado a otro, resulta útil, si, a muchos hombres; para muchos otros, un engaño del deseo, capaz de confiar en lo vacuo: el hombre nada sabe, y le llega cuando acerca a la caliente brasa el pie11. Resulta ilustre este dicho, debido no sé a la sabiduría de quién: el mal parece un día bien al hombre cuya mente lleva un dios a la ceguera; brevísimo es ya el tiempo que vive sin ruina.

Sófocles
Antígona
Ediciones elaleph.com

Seguirás leyendo el texto