La Anunciación 
a Zacarías 
Lc 1, 5-20
La Anunciación
a María
Lc 1, 26-38
Un ejemplo de cómo Lucas utiliza el Antiguo Testamento
La finalidad de ahora es sólo ver cómo el evangelista utiliza, tanto para el anuncio del nacimiento de Juan Bautista a Zacarías como para el anuncio del nacimiento de Jesús a María un mismo esquema ya estructurado, que ya lo encontramos en el Antiguo Testamento 
La existencia de algunas notas exegéticas no da ningún motivo para pensar que haya querido hacer un estudio del texto. Son apuntes que ya tenía y que se morían de envidia por salir -ellos también- al espacio cibernético. Siempre pueden hacer algo de bien...
  1. Ambas narraciones se presentan bajo una forma literaria característica. en el antiguo Testamento encontramos ejemplos de esta estructura en los mensajes a:
      • a Agar, la esclava de Sara (Gn 16, 7-15)
      • a Gedeón (Jt 6, 11-24)
      • a la esposa de Manoj, futura madre de Sansón (Jt 13, 3-20)
  2. La iniciativa siempre parte de Dios, siempre hay dificultades en el diálogo, pero siempre el mensaje se da por suficientemente entendido antes de que el mensajero se retire
  3. El esquema de las dos narraciones es el siguiente

  4.    
    1. Presentación de los padres
    2. El àngel
    3. La turbación
    4. El "No tengas miedo"
    5. El anuncio
    6. La pregunta
    7. La respuesta del àngel
    8. Silencio-adhesión
    9. El mensajero se retira
    Podéis mirar el esquema que da Raymond Brown 
     
      
  5. Elegiremos para hacer la comparación el texto del anuncio a Gedeón
 
 
Anuncio a Gedeón
Jueces 6, 12-21
Anuncio a Zacarías
Lc 1, 11-20 
Anuncio a María
Lc 1, 26 - 38
Gedeón, hijo de Joás, del clan de Abiezer, estaba batiendo el trigo en el lagar para salvar lo de los madianitas Había un sacerdote del turno de Abías, de nombre Zacarías, casado con uan descendiente de Aarón que se llamaba Isabel. Los dos eran rectos a los ojos de Dios y procedían sin falta según los mandamientos y leyes del Señor. No tenían hijos porque Isabel era estéril. A una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una joven virgen prometida a un hombre de la estirpe de David de nombre José, y el nombre de la virgen era María 
El angel del Señor se se le apareció y le dijo: 
El Señor está contigo, 
valiente guerrero!
Se le apareció un ángel del Señor El ángel Gabriel fue enviado por Dios y, entrando en casa de ella, le dijo: 
¡Alegra te, favorecida, 
el Señor está contigo!
Perdón, mi señor, 
Si el Señor está con nosotros, ¿por qué nos ha venido encima todo esto?
Zacarías, al verlo, se sobresaltó y el miedo se apoderó de él Ella se turbó al oír estas palabras, preguntándose qué saludo era aquél.
El Señor se volvió a él y le dijo: Vete, y con tus propias fuerzas salva a Israel de los madianitas. Yo te envío. 

 

Pero el ángel le dijo: 
No tengas miedo,  Zacarías, 
porque tu oración ha sido escuchada. Isabel, tu mujer,  
te dará un hijo  
y le pondrás de nombre Juan
El ángel le dijo: 
No tengas miedo, María, 
que Dios te ha concedido su favor 

Concebirás y tendrás un hijo  
y le pondrás de nombre Jesús

  
Himno joánico
(1, 14-17)
Himno jesúsico
(1, 32-35)
Perdón, ¡mi señor! 
¿Cómo puedo yo librar a Israel? Precisamente mi familia es la menor de Manasés, y yo soy el más pequeño en la casa de mi padre.
¿Y cómo sabré esto?  
Porque yo ya soy viejo y mi mujer de edad avanzada
¿Y cómo se hará esto,   
si yo no conozco hombre? 
El Señor le contestó: 
Yo estaré contigo, y derrotarás a los madianitas como a un solo hombre
El ángel le respondió: 
Yo soy Gabriel, que asisto en la presencia de Dios: él me ha enviado a que te hable para anunciarte  estas buenas noticias
El ángel le respondió y dijo: 
El Espíritu Santo bajará sobre ti y el 
poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; 
Por eso el que va anacer será santo, será llamado hijo de Dios
Dame una señal de que eres tú quien habla conmigo 
 
   
Entonces el ángel del Señor con la punta del cayado que llevaba... 
y de repente se levantó de la roca una llamarada...
Y mira, te vas a quedar mudo, y no podrás hablar hasta el día que esto suceda Y mira, Isabel, tu parienta, a pesar de su vejez ha concebido un hijo, y la que decían que era estéril está ya de seis meses; para Dios no hay nada imposible
    María dijo: 
Aquí está la esclava del Señor, ¡cúmplase en mí lo que has dicho!
Y el ángel del Señor desapareció   Y el ángel se retiró
 
 
 
 
 
Hace unos años me parecía que hacer esta comparación era ya suficiente 

Suficiente para hacer ver que el evangelista no nos quería explicar unos hechos reales, históricos, sino que utilizaba una estructura ya hecha, una forma literaria ya conocidad, un género literario para introducirnos en una experiencia humana... 

Suficiente para hacer ver que el evangelista no quería explicarnos qué conocimiento tuvo, desde un primer momento, María sobre su hijo... 

            Si María hubiera tenido estas revelaciones sobre su hijo, ¿cómo es que después piensa que "Jesús no está en sus cabales"? 
             
              Al enterarse los suyos, fueron a echarle mano, porque decían que no estaba en sus cabales (Mc 3, 21) 

              Llegaron su madre y sus hermanos, y desde fuera lo mandaron llamar (Mc 3, 31)

Suficiente para hacer ver que la vida de los grandes hombres la solemos explicar con intervenciones divinas en el momento de su nacimiento... 

Más tarde, la lectura de Eugen Drewermann me hizo ver que no era suficiente 

            Intentar explicar -en medio de la oleada de hostilidad respecto del mito que mantiene la teología cristiana- un texto tan altamente poético y mítico como la Anunciación de Lc 1, 26-38, refiriéndose exclusivamente al trasfondo de la profecía vetero-testamentaria, como lo hace fácilmente la exégesis moderna, no resuelve en nada el problema -a lo sumo, lo eludimos al proceder así. 
            Las representaciones del antiguo Testamento, que retrospectivamente adquieren un valor "predictivo", se sitúan también en el universo de las imágenes míticas y la pregunta sigue en pie: ¿qué significan estas imágenes en sí mismas? 
             

            Eugen Drewermann 
            De la naissnce des dieux à la naissance du Christ 
            Pág 35 
             

 
 
 
   Otro ejemplo de cómo Lucas utiliza el Antiguo Testamento
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
El esquema según Raymond Brown
  1. Aparición de un ángel del Señor
  2. Miedo o abatimiento del destinatario
  3. El mensaje divino
    • nombre del destinatario
    • calificativo del destinatario
    • se pide que no tenga miedo
    • una mujer que esta encinta o va a concebir
    • dará a luz un hijo (varón)
    • nombre que se impondrá
    • etimología del nombre
    • papel futuro del niño
  4. Objeción del destinatario
  5. Concesión del signo
 
El ángel del Señor
Tanto da decir "el ángel del Señor" que "el Señor". en el antiguo Testamento "el ángel del Señor" no acostumbra a ser un ser personal, espiritual, un intermedio entre Dios y el hombre. Esta expresión sirve para designar la presenciua visible de Dios entre los hombres. en el mismo relato de GEdeón se utilizan indiferentemente las dos expresiones 
  • ángel del Señor: vv 11, 12, 20, 21, 22,
  • Señor: vv 14, 16, 18, 23, 
Y también lo podéis ver, por si ni estáis del todo convencidos: 
  • el episodio de Agar, la esclava de Sara (Gn 16, 7. 13)
  • el sacrificio de Isaac (Gn 22, 11. 14)
  • la vocació de Moisés (Ex 3, 2. 4) 
  • en els profetes (Os 12, 4. 5)
Fuera del evangelio de la infancia, la expresión "un ángel del Señor" no volverá a salir hasta el relato de la "tumba vacía"
  
El ángel Gabriel
El ángel Gabriel sale en el libro de Daniel (Dn 8, 16; 9, 21) para explicar "el fin" y anunciar las "setenta semanas de años", las luchas escatológicas y la consagración mesiánica del "hijo del hombre". 
Ahora, ya en el anuncio a Zacarías, viene para anunciar "buenas nuevas", un "evangelio" 

Lo que dice Drewermann del ángel Gabriel tampoco está mal: 

    El mismo nombre del ángel Gabri-El, el mensajero enviado por Dios a María, explicita su misión: "Mi marido (=Gabri) és Dios (=El). Con este nombre ya queda dicho todo el mensaje. Esta manera de hacer está en línea con una antigua tradición hebrea que quiere que el mensajero (el ángel) y el mensaje sean una misma cosa. Y, según una tradición talmúdica, un ángel sólo podía transmitir un único mensaje, realizar una única misión: el mensajero es el mensaje Pág 36 
     
 
La "gracia de los números"
Las "setenta semanas", ¿cuántos días son? 
¿Cuántos días pasan entre la "aparición del ángel a Zacarías" y la "presentación en el Templo? 
 
¡Alégrate!
En un texto del profeta Sofonías (3, 14- 17) encontramos esta misma palabra griega: 
      ¡Grita, ciudad de Sión! 
      ¡lanza vítores, Israel! 
      ¡Alégrate, celébralo a lo grande, Jerusalén! 
      Que el Señor ha expulsado a los tiranos, ha echado a tus enemigos. 
      El Señor dentro de ti es el rey de Israel 
      y ya no temerás nada malo. 
      Aquel día dirán a Jerusalén: 
      No tengas miedo, Sión, no te acobardes, 
      el Señor, tu Dios, es dentro de ti. 
      El es poderoso y te salva. 
      Goza y se alegra contigo, renovando su amor, 
      se llena de júbilo por ti, como en día de fiesta
Es una invitación a alegrarse por la llegada de la era mesiánica. Ver igualmente Joel (2, 21-27) y Zacarías (9,9s)
 
El miedo
El tema del miedo y del temor está presente en el libro de Daniel. ante la aparición de alguien con figura parecida a la de un hombre  
8, 17: y al acercarse, lleno de miedo, caí de bruces, 
10, 7: ...los hombres que me acompañaban, aunque no veían la visión, quedaron sobrecogidos de terror... Quedé solo y, al ver aquella magnífica visión, me sentí desfallecer, misemblante quedó desfigurado y no lograba dominarme... cayendo en un letargo con el rostro en tierra
10, 15: Mientras me hablaba así caí de bruces y enmudecí
  
 
El "No tengas miedo"
Esta expresión introduce a menudo una gran acción redentora de Dios 
  • la alianza de Dios con Abram (Gn 15, 1)
  • a Josué, antes de atravesar el Jordán (Jos 1, 9)
  • en la predicación profética (Is 41, 14 i So 3, 16)
  • y en el libro de Daniel (10, 12.19)
 
Los nacimientos "difíciles"
Nacimientos con una especial intervención divina por causa de la esterilidad de la mujer son frecuentes en la Biblia 
  • Sara, la mujer de Abraham (Gn 17, 15)
  • Rebeca, la mujer de Isaac (Gn 25, 21)
  • Raquel, la mujer de Jacob (Gn 29, 31)
  • la mujer de Manoj, madre de Sansón (Jt 13, 2)
  • Ana, la mujer de Elcaná, madre de Samuel (1 Sam 1, 5)
 
Fórmula de anuncio de nacimiento
Las palabras del ángel repiten una fórmula de anuncio de nacimiento muy frecuente en la Biblia  
Gn 16, 11: Estás embarazada, tendrás un hijo y le pondrás de nombre Ismael
Jt 13, 3: Todavía no has concebido, pero tendrás un hijo
Is 7, 14: La muchacha que ha de concebir tendrá un hijo y le pondrá Emmanuel
  
 
La señal
Pedir una señal está completamente de acuerdo con la práctica bíblica. a veces el es mismo Dios quien ofrece la señal 
  • Abram (15, 8)
  • Moisés (Ex 3, 12)
  • Gedeón (Jt 6, 17
  • Ezequías (2 Re 20, 8)
  • Acaz (7, 14)
 
La sombra del Altísimo
Aquí debemos recordar ciertos pasajes:  
Ex 40, 34: La nube cubrió la tienda del encuentro, y la gloria del Señor llenó el santuario
1Re 8, 10: La nube llenó el templo, de forma que los sacerdotes no podían seguir oficiando a causa de la nube, porque la gloria del Señor llenaba el templo
          Y no podemos olvidar Ag 2, 6-9, ni Gn 1,2, ni el de Isaías 11,2