Mi correspondencia con...

Josep Mª Surís

Subject: Cosas del año 70
Date: Sun, 25 Jul 2004 21:52:36 +0200
From: Miquel Sunyol
To: Josep M. Surís

Hola Josep Mª:

Soy Miquel Sunyol. No sé si te acordarás de mí. Yo, gracias a Mingo, he ido sabiendo de tu vida.

Te explico un poco este intento de conectar contigo. Esta mañana he pedido tu dirección a Pep Miralles y después la he encontrado en un e-mail de Carles Comas enviado a mi hermana.

La cosa es que hace unos tres años decidí participar en las conmemoraciones del Décimo Aniversario de la muerte del P. Arrupe haciendo un estudio de "las reacciones que se produjeron en el grupo jesuítico de Misión Obrera española al saber que el P. Arrupe en su viaje del 70 haría una visita a Franco". Cuando lo comuniqué a mis compañeros (los que todavía actualmente nos decimos de Misión Obrera) no se levantaron grandes entusiasmos.

Este "estudio" (más sencillamente una simple recogida de documentos y de trozos de memoria) lo comencé a publicar "por entregas" en mi web (http://www.tinet.org/~fqi) por noviembre del 2002. Ya puedes suponer que lo hago a ratos perdidos. Después de unos capítulos introductorios y de la primera etapa conflictiva (la de Valencia) me toca ahora empezar con lo que pasó en Barcelona.

Mirando catálogos te he situado el año 70 en el piso de Verdum, viviendo con Manel Borell, Antonio Agudo, Josep Miralles y Pedro López. Según el catálogo, Agudo, Perico y tú trabajabais ("Lab in fab", esto quiere decir que trabajabais en una fábrica o en un taller...), Miralles estudiaba en la universidad y Manel repartía su tiempo entre el colegio de Sarriá y una escuela del barrio. El año 71, Manel, Antonio y Perico dejaban la Compañía y tú lo harías en el 77. ¿Te vas situando un poco? Si no estoy equivocado sigues vinculado a "cosas de la Compañía".

Los diversos grupos de Misión Obrera (Terrassa, Sabadell, Rubí y vosotros), un total de 15 jesuitas (firma también Diego Jiménez, quien -siempre según el catálogo- vivía en el Hogar Javier), dirigen una carta a Arrupe de protesta y le dicen que no irán a ningún acto de los previstos con él (Te adjunto la carta que escribisteis o que, al menos, firmasteis).

Esta carta le fue entregada por Ramiro Pàmpols al P. Arrupe, cuando éste llegaba a El Clot (como Manel Marcet ya la había repartido por toda Barcelona, el P. Arrupe ya llevaba un ejemplar en el bolsillo)

¿Qué puedes recordar de todo esto? Si recordaras alguna cosa... ¿Se discutió la carta en grupo? ¿Os llegó ya hecha? ¿Comentasteis la cosa con gente no jesuita?

Si no recordaras nada, también podrías colaborar. Por ejemplo, al leer ahora la carta, cando ya han pasado más de treinta años, ¿cómo ves la cosa?, ¿crees que os lo cogisteis "por la tremenda"? ¿que no había para tanto? ¿Era realmente una cosa escandalosa? ¿Te afectó "personalmente" el encuentro Franco-Arrupe?

Misión Obrera no fue la única en protestar. Jesuitas del "sector universitario" (unos 31) también le escribieron una carta parecida, apoyando la de Misión Obrera y rechazando igualmente participar en los diversos encuentros del P. Arrupe con jesuitas.

Lo que yo no sabía era que ya en el mes de febrero, unos cuantos jesuitas de Barcelona, gente de categoría (los VIP, y no unos "pipiolos" como vosotros) escriben al General -y por dos veces- para decirle que la visita a Franco era algo impresentable. Y el actual Conseller de Justícia de la Generalitat de Catalunya también preparó unos documentos contra esta visita. Estas cosas ya las tengo publicadas.

Bien, ya ves un poco cómo me gustaría que me pudieras ayudar a recuperar "trozos de memoria" o una de estas reflexiones que podemos hacer cuando los años ya han pasado...

Tengo un capítulo donde publico la correspondencia, la enviada y la recibida. Si tuvieras inconveniente en que tu respuesta fuera publicada íntegramente, me lo dices. Si abres la "portada" de este capítulo (Mi correspondencia con...), verás que digo que "Este "estudio" ha dado ocasión a un intercambio epistolar (casi todo él por correo electrónico) a la búsqueda de documentos y de "retazos de memoria", ya un poco perdidos en el olvido. Ha sido la parte gratificante de este trabajo. Con la mayoría ha sido un momento más de una ya larga relación, pero con otros ha sido el primer contacto personal."

Muchas gracias por todo lo que me puedas ayudar.

Miquel Sunyol

Subject: Re: Cosas del año 70
Date: Mon, 26 Jul 2004 14:30:05 +0200
From: Josep M Surís
To: Miquel Sunyol

Benvolgut Miquel,

Te agradezco mucho el correo electrónico, por la oportunidad de conectar después de tanto tiempo. Mingo me ha hablado de ti en alguna ocasión, de la misma manera que lo ha hecho contigo.

Por lo que se refiere a la carta al P. Arrupe, la verdad es que no recuerdo absolutamente nada. Cuando leía tu e-mail, me venía una vaga idea de alguna cosa que se acabó tan rápidamente como debería comenzar; pero como ves, muy poca cosa.

Me dices que me envías el texto de la carta. No lo he recibido (o no lo he sabido encontrar). Si quieres, podrías volver a enviarlo. Quizás leyéndolo pueda colaborar en tu trabajo.

Espero que el próximo contacto tarde menos que éste.

Una abraçada,

Josep Mª Surís

Subject: El adjunto que faltaba.
Date: Tue, 27 Jul 2004 00:10:46 +0200
From: Miquel Sunyol
To: Josep M. Surís

Hola:

Gracias por la rápida respuesta. No es la primera vez que prometes un adjunto y no lo pones... Nos vamos haciendo viejos...

Aunque no recuerdes nada de los hechos pasados, una cierta mirada con la perspectiva de los años (ya más de treinta), sería muy bien recibida. No es necesario decirte que sé que tienes capacidad para hacerlo.

Miquel

Subject: Re: El adjunto que faltaba.
Date: Fri, 30 Jul 2004 11:45:21 +0200
From: Josep M Surís
To: Miquel Sunyol

Benvolgut Miquel,

Ahora sí. Realmente no recuerdo nada, como ya te decía. Pero leyendo la carta sí que me viene a la memoria el hecho, pero no tengo ni idea de cómo se gestó.

Sobre "la cierta mirada con perspectiva" que me pides, te respondo brevemente con algunas impresiones. Queda todo muy lejos y ahora parece inconcebible una dictadura, que existía hace relativamente poco. Creo que la reacción expresada en la carta era la necesaria en aquel contexto. Con todo, y mirándolo con simpatía, me resulta ingenua en algunos aspectos: la frecuencia con que se alude a sentimientos de dolor, sufrimiento, vergüenza, amargura, referidos a los jesuitas, algunos de los cuales, es cierto, lo tuvieron muy difícil y ciertamente lo pasaron mal, como muchas otras personas.

La referencia a los obstáculos... ¿Quieres decir que el pueblo estaba tan preocupado por los jesuitas y sus jerarquías?

Quiero enviarte un mensaje de especial simpatía y admiración por los que seguís.

Bueno, Miquel, he preferido enviarte unas impresiones poco elaboradas antes que postergar la respuesta para pensarla más y evitar así el riesgo de que pase demasiado tiempo. Tómalas, pues, como son: una reacción espontánea.

Una forta abraçada,

Josep Mª Surís