Mi correspondencia con...

...Eugenio Arraiza

Subject: Viaje Arrupe 1970
Date: Fri, 30 Sep 2005 13:34:55 +0100
From: Miquel Sunyol
To: Eugenio Arraiza

Apreciado Eugenio:

Ya nos dijimos que no nos conocíamos personalmente. Yo no participé del grupo de Misión Obrera hasta finales de 1974, cuando regresé a Catalunya depués de tres años en el Tchad. En el curso 1970-71, siendo ya sacerdote y estudiante de cuarto, iba los fines de semana a Terrassa, a la parroquia de Sant Llorenç, donde estaban Manel Marcet, Pep Ricart, Víctor Blajot, pero las reuniones de M.O. no tenían fácil la entrada para elementos "extraños".

Te dije que vivo en Tarragona (desde 1979 en "comunidad unipersonal") y los últimos 20 años (desde junio 1981) he trabajado como celador en el Hospital Joan XXIII, el de la Seguridad Social. Y ahora, a partir del 20 febrero, jubilado.

Hace unos cuatro años, cuando la Compañía nos animó a celebrar el Décimo Aniversario de la muerte del P. Arrupe, tuve la idea de juntarme a las celebraciones con el estudio de Las reacciones que se produjeron en el colectivo de Misión Obrera jesuítica al saber que el P. Arrupe, en su viaje a España en Mayo del 70, haría una visita a Franco. Cuando lo anuncié a los compañeros de Misión Obrera no levantó grandes entusiasmos...

Este "estudio" (más humildemente, una simple recogida de documentos y de retazos de memoria) lo he ido publicando, por "entregas", capítulo a capítulo, en mi web: http://www.sunyol.net/miquel

Puedes hacer una visita. Si quieres ir directamente a la versión castellana, añades /cast.htm

Preguntas que te podría hacer:

La Crónica oficial del P. Manuel Alcalá dice:

El coloquio no puede prolongarse todo lo que hubiesen querido los presentes.

Manolo amplia esta línea:

El del reloj dijo que era la hora de irse. El lider ideológico del grupo de casa dijo que el P. Arrupe estaba en nuestra casa y que todavía había cosas para decir. El P. Arrupe le dijo que hablara. Le dejaron hablar un poco, y, al cabo de tres minutos, el jefe de protocolo dijo que se había acabado. Nuestro compañero dijo que si no podía hablar al P. Arrupe en su casa, que se iba. Se levantó y se fue, subiendo las escaleras, a la planta alta de nuestra vivienda. Para mí fue un momento muy crítico, pues no llegaba a imaginar lo que suponía aquel gesto de nuestro compañero: si quería decir que dejaba la Compañía o qué. De hecho el P. Arrupe ya no intervino más. Cuando nos despedíamos, nuestro compañero bajó y el P. Arrupe se le hizo el encontradizo y le habló de un modo muy tranquilo dándole ánimos. Verlos hablar solos y a parte, me dio tranquilidad.

Mis dudas sobre quién era el "lider ideológico del grupo" las despejó Luis, atribuyéndote este "rol". ¿Qué recuerdas de esto?

La cena en "plan obrerete" es la anécdota que todos recuerdan. Un recuerdo más será bien recibido... Moragues me dijo que os habíais puesto los pantalones más viejos que teníais...

Luis me habló también de una reunión con los de Valencia en Teruel... ¿Qué recuerdas?

Bueno, éstas podían ser (por poner algunas) las cuestiones concretas, pero no me irían nada mal unas reflexiones sobre lo que podía significar en aquellos momentos y en los ambientes que vivíamos, la visita de Arrupe a Franco. ¿Exageraban los de la Misión Obrera catalana cuando decían:

Con profunda amargura se lo decimos, P. Arrupe, su visita nos acorrala una vez más a sentir vergüenza ante el pueblo por el hecho de ser jesuitas

Y también le dicen:

Su visita a Franco produce un duro golpe a los jesuitas que tratan, no sin sufrimientos, de vincularse realmente y no sólo de palabra a la suerte de los pobres

Los jesuitas del "sector universitario" de Barcelona también le dicen:

...un gesto como éste [la visita a Franco] será una prueba más para la fe de un sector de España con el que nos sentimos solidarios por nuestra misión en la Iglesia.

¿Exageraban?

Y, quizás, también unas reflexiones de hoy día sobre lo que pasó hace ya más de treinta años...

Ya te dije que podías contestar por escrito o "cara a cara", pues dentro de la jubilación puede entrar el hacer viajes y el conocer gente... En el capítulo Mi correspondencia con... ya digo: Este "estudio" ha dado ocasión a un intercambio epistolar (casi todo él por correo electrónico) a la búsqueda de documentos y de "retazos de memoria", ya un poco perdidos en el olvido. Ha sido la parte gratificante de este trabajo. Con la mayoría ha sido un momento más de una ya larga relación, pero con otros ha sido el primer contacto personal.

Te dejo ya, agradeciéndote por adelantado tu colaboración

Miquel Sunyol
C/ Vint-i-quatre, nº 6
43100 Tarragona
977 54 89 67

Subject: Re: Viaje Arrupe 1970
Date: Tue, 25 Oct 2005 19:25:49 +0200
From: Euskokultur. Eugenio
To: Miquel Sunyol

Apreciado MIquel,

Tengo la impresión de que ni siquiera contesté a tu e-mail. Perdona. Ahora lo leo y espero que algo te contestaré.

Necesito algo de tiempo para centrarme en el tema, que enseguida me suscitó vivos recuerdos, pero que mostraba una trastienda bastante más difuminada y probablemente más reveladora de la situación que las primeras impresiones de mi no muy cuidada memoria histórica. Sigo en la vorágine de la acción diaria, ahora en la animación cultural (conocimiento/vivencia/acción) dentro del movimiento identitario vasco y el pasado de otras varias situaciones yace en los papeles de alguna carpeta perdida¿? Algo saldrá.

Un abrazo

Eugenio Arraiza

Subject: Re: Viaje Arrupe 1970
Date: Tue, 25 Oct 2005 23:42:51 +0100
From: Miquel Sunyol
To: Euskokultur. Eugenio

Hola:

No tengas ninguna prisa, que ya vendré a que me invites a algún vinillo en alguna de estas calles de Pamplona...

Lo de "los papeles que yacen en alguna carpeta perdida" me interesa, pues también -como otra ocupación aparte- dedico horas a lo que podría ser el "Archivo de Misión Obrera". Todo lo que tengas será bien "fotocopiado".

Ya he "colgado" el primer capitulillo sobre la cena de Arrupe en El Picarral. Puedes verlo en: www.tinet.org/~fqi_sj/arrupe/zarag_guion_sp.htm

Otra manera de entrar es ir a Google y poner Arrupe Picarral

De todas formas, si un día te da por escribir algo, será muy bien recibido.

Hasta pronto

Miquel

Subject: Re: Viaje Arrupe 1970
Date: Tue, 8 Nov 2005 18:11:35 +0100
From: Euskokultur
To: Miquel Sunyol

Apreciado MIquel:

Todos los Santos, algo de tranquilidad. Desde mi e-mail de acuse de recibo he ojeado versículos que van conformando los 8 capítulos de reconstrucción histórica de la venida del Padre Arrupe en un proceso similar, aunque más tecnificado, que el de las primeras comunidades y el Nuevo Testamento. A ellos les costó casi dos siglos..., ¿y al escriba Miquel Sunyol?

Antes de aportar mis recuerdos quisiera darte las gracias por la alegría que me ha supuesto encontrar enlazadas con la narración personas que no había oído nombrar desde el juniorado en Veruela: Ricart, Güell, Recolons, Reig (dónde publica sus poesías?)... hasta Petschen... Casi me parecía que iba aparecer Puigvert sobre el alambre (cómo no sale en tus apuntes, no sé si lo nombro correctamente, perdón, son 45 años...) Y también J.Mª. Borri, con el que coincidí en Uretamendi gozando del privilegio de compartir la magia de su primera experiencia de vida espiritual entre los tornillos. La casa de La Malvarrosa donde Juan Luis amenizaba la paella semanal mientras trabajábamos L. Anoro y yo en la construcciíón antes de ir al Picarral, ya que al Sr. Arzobispo Cantero Cuadrado le pareció mejor hacernos esperar tres meses antes de concedernos¿? el permiso de trabajo manual ¿?en su diócesis.

Qué ilusiones teníamos, qué jóvenes y fuertes nos sentíamos, qué cercano llegamos a sentir el mensaje evángélico y qué evidente su puesta al día dentro de nuestro profundo convencimiento de que detrás estaba el aliento del Espíritu que nos inflamaba tanto o más que a los apóstoles. Pero para nosotros, claro, la figura de Cristo ya estaba descifrada y desmenuzada prêt a porter, tras la sólida doctrina de tantos siglos de hermeneutica, catequesis, encíclicas y pastorales... o ejercicios ignacianos...

No me pesa lo vivido porque lo viví junto con compañeros maravillosos de los que recuerdo casi sólo lo bueno y supusieron para mí calor y compañía en la transición de la ilusión a la realidad. Se puede decir que me ha costado saberla interpretar en clave de realidad (datos) hasta los 60 años. Mi punto de arranque estaba muy lejano, en la Fe que me trasmitieron en casa, a muchos años luz y con varias galaxias por medio, una la Compañía.

Entre los agradables recuerdos, también ha venido algún regustillo amargo:

(Hasta aquí lo escrito el día de Todos los Santos)

Cuando retomo el hilo me encuentro con una contestación tuya que dice que ya has confeccionado algo de la página de la cena ¿hubo cena? en el Picarral y ante la noticia te mando esto por si acaso tardo demasiado en seguir y voy a intentar encontrar lo que ya tengas recopilado.

Un abrazo

Eugenio Arraiza

Subject: Re: Viaje Arrupe 1970
Date: Wed, 9 Nov 2005 21:58:15 -0000
From: Miquel Sunyol
To: Euskokultur

Hola Eugenio:

Muchas gracias por tu comunicación, por lo que dices y por la manera de decirlo.

En primer lugar te he de presentar mis excusas y hacerme responsable de tu segundo "regustillo amargo", el que me haya olvidado de especificar tu pertenencia a la Provincia de Loyola. Ciertamente era un dato que conocía (el catálogo no lo esconde), y que en los próximos "capitulillos" sale explícitamente. De todas formas, en la presentación debería salir: ya lo enmendaré esta misma noche.

Moragues ya me reconoció que cuando le hicieron provincial conocía muy poca gente de su provincia e ignorancia total de los que estabais por tierras de Aragón.

Hoy he tenido ocasión, en el tren de Barcelona a Tarragona, de leer "Apuntes para una historia de la Misión Obrera" y veo que sales ya citado en la primera página:

En este año [el 63] el Sr. Obispo de Bilbao concede trabajar 5 horas al P. David Armentia. En octubre comienza a trabajar y durante todo este curso, el estudiante jesuita, Eugenio Arraiza, en Tudela, con aprobación de Roma.

Ya te comenté que también me dedicaba a recoger documentos para lo que podía ser un "Archivo de M.O." ¿Recuerdas estos Apuntes y su elaboración? Pone Elaborado por la comisión encargada y después he visto que unos lo atribuyen a Aznares (que es lo que a mí me parece más acertado) y otros a Borri (por ejemplo, Jesús Giménez y, supongo que a partir de él, Julio Pérez Pinillos en su libro Los curas obreros en España). ¿Puedes aclarar algo?

Sin prisas podemos ir siguiendo...

Déjame darte de nuevo las gracias. Ya te dije que los actuales de Misión Obrera no están muy entusiasmados con las horas que dedico a Arrupe. Uno de ellos es el Pep Ricart, quien me repite que ya puedo ir cortando el rollo. Le voy a mandar un e-mail con el parrafito en que lo recuerdas... A pesar de ello, no creo que cambie de opinión.

Hasta otra.

Miquel

Subject: Re: Viaje Arrupe 1970
Date: Thu, 10 Nov 2005 12:42:24 +0100
From: Euskokultur
To: Miquel Sunyol

Aupa Miquel:

Gracias por tu diligencia en acusar el recibo y benevolencia en estimarlo. Te gradezco que completes mi ficha porque aporta precisión a la historia.

No te dije que dejo en tus manos la conveniente utilización de lo que te mandé en todo o en parte, no tanto A.M.D.G., sino "ad fulgoren veritatis" (me lo acabo de inventar...).

Sobre lo de la Comisión encargada y su posible redactor yo recuerdo que Jesús Aznarez se encargó y redactó ...algo, que incluso luego leí y por eso me enteré.

J.Aznarez (PAMPLONA-IRUÑEA, 1936, como yo) fue mi amigo de infancia y luego coincidimos, aunque sin ser del mismo curso, en la carrera jesuítica. Nunca coincidí con él en la Misión Obrera para la que resultó ser una vocación tardía(algunos nos preparábamos ya desde el juniorado)y según mis noticias después de casarse se instaló en Valencia o región. Me gustaría saber de su vida en estos últimos 40 cortos años.

Un abrazo transmisible a los amigos catalanes

Eugenio Arraiza

Resumen de la conversación mantenida en febrero de 2006 en los locales de Euskokultur (Pamplona) con Eugenio Arraiza, en la cual estuvo también presente Xabier Irigaray. Al cabo de una media hora empezamos a aterrizar...

Eugenio Arraiza  en 2006

Durante los estudios de teología en Oña ya teníamos contactos en Bilbao, por ejemplo, con el barrio de Uretamendi. Cuando empezó la huelga de Bandas (noviembre 66), con las manifestaciones, yo todavía no estaba ordenado. Ni cuando en abril del 67 hay la manifestación de todos los curas en Bilbao, el jaleo aquel, que los cogieron. El verano del 67, después de la ordenación, Luis Anoro y yo ya fuimos a distintas parroquias de Bilbao y nos pusimos a trabajar.

Y entonces, al acabar teología, los dos (Anoro y yo), nos vinimos para El Picarral... En la Provincia de Loyola, los grupos que había, dos o tres, Uretamendi y tal, estaban más o menos hechos; en Zaragoza no había nada. No vi yo problemas mayores de ir allí... Con Anoro me arreglaba bien... También me parecía relativamente interesante el convivir con otros que se dedicaban a la pastoral... Una cosa un poco atípica dentro de la Misión Obrera. Entre nosotros teníamos cacaos... Ellos decían: "Para ser sacerdote de los obreros no hace falta ser obrero". Claro que no..., pero para darse cuenta de lo que es la vida obrera...

¿Quiénes estarían? ¿Carmelo?...

Carmelo y Acha, que también era vasco...

Tuvisteis que ir a Valencia a trabajar... El obispo Cantero Cuadrado no os dejaba...

En Valencia no tenían problemas... La Malvarrosa... Clausell... Rafa Casanova, quien luego venía bastante por El Picarral.

Yo ya me metí en la construcción... Y luego, cuando nos dieron permiso en Zaragoza...

En Zaragoza, ¿también seguiste en la construcción?

En la autopista... Yo colaboré a hacer el túnel en la autopista. Y se acabó la obra...
No había nada de tiempo, trabajaba muchas horas... y entonces me quedé en el barrio trabajando en la construcción... Y también se acabó la obra en construcción...
Lo nuestro era el barrio, era muy interesante la acción en el barrio.
Ya me conseguí meterme en una fábrica en el mismo barrio y con bastante estabilidad... Anoro también consiguió desde el principio entrar en una fábrica en el mismo barrio

Y entonces llegamos ya al año 70... cuando viene Arrupe

Y luego viene Arrupe y que iba a ver a Franco... Pero no era una Misión Obrera como ahora que todos se conocen... muy organizada... Eramos grupos todos como bastante dispersos, aunque nos conocíamos e intentábamos tener algo de relación. Pero hacía cada uno lo que podía y todos estábamos mal vistos... Era muy complicado y no estaba claro qué actitud tenía la Compañía hacia nosotros... Sólo éramos una cosa permitida,pero no un experimento demasiado consciente... Yo creo que la generación nuestra rompió una serie de moldes.

La visita de Arrupe a El Picarral...

Nos sentíamos de El Picarral... Nos sentíamos del barrio... Yo seguí en él cuando me casé con una compañera que me encontré allí de monja. Éramos de la comunidad de El Picarral, más que de la Compañía... Yo ya tenía claro que para imitar a Jesucristo no bastaba con la Compañía; la duda era si siendo de la Compañía podía imitar a Jesucristo.

Y, ante la visita de Arrupe, así como los de Valencia dicen que no y vosotros decís que sí... ¿Eso se discute en comunidad? ¿Hay diversos pareceres entre vosotros? La decisión ¿se debe más a la parte de Carmelo y Acha?

En esos pareceres no teníamos problema mayor con los otros porque la cosa era como la copa del pino, pero también nos parecía que era interesante poder hablar con él y explicarle las razones de los otros...
Y lo que hacemos entonces es repartirnos un poco la conversación con Arrupe. Ese papel que explicas tú de Luis Anoro... Manolo Fortuny explica un poco las vivencias suyas y nosotros las nuestras y los otros las del barrio. Nos da la razón, pero nosotros estábamos allí para explicarle...

¿Tú hablaste, según me dijo Anoro, del trabajo con los jóvenes?

Yo hablo de "la contestación del ladrillo"...

La "contestación del ladrillo" ¿qué es? ¿Es cosa tuya o de Carmelo?

Pues, que venden el colegio de El Salvador y que lo compra Galerías Preciados y que son 900 millones. No recuerdo bien las cantidades, pero sí unas cantidades así. Y la razón que dan era que con eso se podía ir a las afueras con un colegio más grande y mejor y conseguir becas para los estudiantes de clases pobres... Y se acabó el dinero, pero tenían que seguir poniendo ladrillos. Decían que nosotros, los de Misión Obrera, éramos contestatarios, porque decíamos cosas y tal... Pero no estábamos en contra de nada, ni de las reglas de San Ignacio ni de ninguna cosa. Nos caía tan lejos que ni nos preocupaba. Lo nuestro era ser fieles al evangelio.

De una manera sí que decís que lo recibís, pero lo vamos a recibir en plan obrerete... porque una de las cosas es la cena. Se discute qué cena, qué menú le daríais... ¿Te acuerdas?

No. Es que yo no me acuerdo de si hubo cena...

Sí, sardinitas...

Y si hubo cena, sería bastante congelada... Quiero decir, fría o algo así... Creo yo

No, una sopa de ajos y sardinas y el porrón de vino. Carmelo sí que me lo cuenta.

Carmelo Martínez, ah "Mefiche"...

Ahora está por Málaga... Según Moragues era bien visto por toda la Provincia y era siempre elegido para ir a las Congregaciones Provinciales. Pues Carmelo me dice que discutisteis antes...

No te digo que no

Y Carmelo dice que vosotros teníais razón... Anoro me dijo que había una vecina que os hacía la comida...

Sí, nos lo hacían todo

Y después resulta que Arrupe todavía se acuerda de la sopa de ajos y de las sardinas... Y que quedó muy contento.

¿La conversación...?

Pues la conversación... Me veo en la mesa, en el cuarto. Cuando yo llegué era la mitad de la casita para los frailes y la otra mitad para las monjas...

Un paréntesis. ¿Ningún superior os puso pegas de esta "convivencia"...?

Yo me la encontré hecha... Aparte de que me parece muy beneficioso humanamente, tuvo las consecuencias que tuvo, que te emparejas y si no te emparejas, pues también es complicado...

Sigue con lo que ibas diciendo...

Allí es donde estábamos sentados y yo estaba enfrente de él, de Arrupe y del mamotreto... No me acuerdo de las sardinas ni del porrón, pero del tipo este, el guardaespalda...

Manuel Alcalá.

Manuel Alcalá, terrible... ¿Por cierto, no tiene nada que ver con un psiquiatra...?

Este es periodista. No creo que tengan nada que ver...

No sé quién empezó... Supongo que Carmelo y cada uno contamos un poco lo que nos habíamos repartido. Lo que a mí me tocaba es que había unas cartas del P. General, que nos habían parecido muy interesantes, para toda Sudamérica, y que si se aplicaban en España... Yo no me metía con lo de Franco... lo de Franco tampoco nos importaba mucho. Era explicar la postura de los demás y sus repercusiones políticas.
En la Compañía había visiones muy distintas de cómo había que funcionar con el Evangelio y lo que se podía exigir en un sitio o en otro. Y se le estaban riendo a las narices, a él, con cosas como esas. Venden el colegio... Luego pasó lo mismo con el colegio del Sagrado Corazón en Bilbao. Además, es mimético, las monjas hacían todo lo que hacíamos nosotros. Bueno, unas cosas absurdas.

Siguió la conversación, el P. Arrupe, encantador todo el rato... Y cuando me toca a mí y empiezo a explicar eso, pues se le habrían hinchado los morros con lo que ya había oído o yo me expresaba más jovialmente o más lo que sea que los otros, y el Alcalá ese me dice que me calle.
Pues yo, que si me tengo que callar, pues que me voy. Y se lo digo a Arrupe, y Arrupe, como viejo, aceptando el tema, y el otro diciendo Yo tengo mandato de la Compañía para... Seguí hablando y cuando acabé, me voy...

¿Te marchas? (Pregunta Xabier)

Me fui y me quedé en la puerta

¿No era porque el tiempo ya se había acabado...? y que ya era muy tarde

No, no...

¿Porque después siguieron algunos? (Sigue preguntando Xabier)

Se quedaron como media hora o algo así... Yo me quedé en la puerta.
Y después, cuando salió, me despedí de Arrupe y si no recuerdo mal le dije: Venga cuando quiera... Lo siento... Pero si no podemos hablar ¿qué pintamos? Lo que me hace gracia, cuando recuerdo eso, es decirle "Venga cuando quiera..." La conciencia mía era...

Que no habías dicho nada malo...(Intervención de Xabier)

No. Que yo estaba en mi casa, que Arrupe no estaba en terreno de la Compañía, y yo no estaba en terreno de Arrupe. Él estaba en nuestro terreno. En términos de cristiandad o de sensaciones, ¿entiendes? Más bien de sensaciones que no de razonamientos, porque nosotros le habíamos abierto las puertas de nuestra casa a Arrupe, vamos a contarle nuestras cosas. Y resulta que él (Manuel Alcalá) tiene mandato y que nos tiene que decir cosas... Que nos deje hablar, porque si no no hay diálogo.

Y aquí Arrupe no supo lo que hacer... (Xabier)

No, no. Supo lo que hacer... aceptó

Aceptó lo que el otro le dijo... (Xabier)

Lo veo... porque después de eso, cuando salió el libro de Díez-Alegría, con el cual teníamos mucho contacto, veo la misma postura de Arrupe. El se muere, porque se pone mal de la cabeza y de todo, aceptando lo que dice el Papa, lo que le dice la Compañía, lo que le dice quien le dice...

Los compañeros ¿vieron bien el gesto tuyo de.salir... ?

No tengo ni idea

Ni idea?

Ninguna... Yo soy de una manera sorprendente (Xabier me conoce desde hace tiempo) y cuando había cosas del evangelio, cuando yo lo vivía con fe, porque ahora los tengo situados a nivel de cultura y cosas de esas. Pues no veo que sea cosa de realidad; es cosa de creación mental humana...
Que Dios no ha escrito la Biblia, que la han escrito los hombres... Y que Jesucristo, el histórico, se nos escapa y no hay forma de enterarse de lo que fue y lo que no fue...
Entonces yo creía totalmente... en este sentido no tenía ninguna duda. Las cosas eran clarísimas, quién seguía el Evangelio, quién no lo seguía.... Que la Compañía había empezado como empezó y ahora estamos con lo de San Francisco Javier. Y San Francisco Javier (me leí todas sus cartas en Filosofía) tiene problemas con San Ignacio, porque lo de Montmartre no era lo de Roma. Y por algo se va como se va, actúa como actúa. Y ahora sale un documento de si lo llegan a expulsar o no lo llegan a expulsar. Yo a Francisco Javier, lo entiendo bastante así, cabal, tenía que haber tensiones... Hay dos posturas, de planteamientos que no empalman... Como Misión Obrera.

¿Arrupe habló mucho en la cena, aquí?

Yo no recuerdo, yo creo que no... Y si habló, es de esas cosas que no te acuerdas. Yo creo que estuvo receptivo, y siguió receptivo.

Me parece interesante que recojas estos testimonios, porque puede ser aleccionador lo que pasó con Arrupe o dejó de pasar... Y lo que si me extrañaba es que en las cosas anteriores no aparecía lo de El Picarral, porque para mí lo específico de El Picarral es que demuestra que Arrupe, aunque él decia que no quería ir a hablar, quería ir a hablar, más que a oír.
Lo que pasa es que Alcalá fue el que intervino; él no me dijo nada... Y luego, al despedirnos, encantador. Me parece un hombre excepcional..., pero entonces funcionó según el saber y entender biológico y neurológico.
Arrupe no tenía más remedio que aguantar. El creía que con eso se santificaba, cogía muchas cosas como una cruz. ¿Qué le vamos a hacer? ¿Cómo vas a explicar a un señor que lleva desde que...?

El que Arrupe fuera a ver a Franco ¿era una cosa tan grave.... que podía hacer tanto daño a la clase obrera.... a lo que vosotros estabais haciendo...? Como otros, en las cartas de Valencia y Barcelona, se lo dicen claramente.

Sí, pero desde mi punto de vista, y un poco desde El Picarral hacía más daño a la clase obrera lo del colegio de El Salvador que el ir a ver a Franco ¿entiendes? La venta del colegio fue el mercantilismo; lo otro son cosas políticas o tales... Es claro, ¿no? Pero lo que hace verdadero mal es tener un Cantero Cuadrado siendo procurador en Cortes y posturas que son contratestimonio. Por ejemplo, lo de la Universidad Laboral de Gijón, era un híbrido: iban los hijos más listos de los obreros de toda España y los desclasábamos.
Lo de visitar a Franco era una metedura de pata. ¿Qué es lo grave? Lo grave es si has metido la pata como político, o como evangelizador... Los políticos hacen antes política que pueblo... Es que además no les entra en la cabeza, tienen lo de la obediencia y la jerarquía...

Cuando Manolo Fortuny habla de "el ideólogo del grupo", ¿eres tú, no?

No tengo ni idea... Ahora sí, ahora probablemente soy algo ideólogo porque estoy más metido en la cultura...

¿Ya te habías ganado el título ese?

Hombre, respecto a Manolo no me extraña. Sí, porque los demás aportaban otro tipo de cosas, pero yo tenía mucha más vivencia obrera en el barrio y de cosas de esas. Y Manolo era joven y estuvo también Luis de Pablo... Yo tocaba la guitarra y cantaba y ellos dos tocaban la guitarra y cantaban. Yo era el más joven con diferencia, porque Luis Anoro me saca unos tres años. Esto se nota un poco. Y luego Acha y Carmelo no sé si eran diez años mayores... uno y otro. Manolo ya lo conoces, no sé si lo conoces... Encantador, receptivo y teníamos más confianza entre nosotros.

Otro tema anterior a la visita... Aquel año, antes de la visita del Arrupe, hubo Congregación Provincial y en la Provincia de Loyola hubo un postulado no para que se cortase la visita de Arrupe, sino para ver qué se hacia. Supongo que era para que no fuera a ver a Franco. ¿Qué jesuitas podían estar detrás de ese postulado?

Subject: José María Sirera
Sent: Sunday, March 12, 2006 10:09 PM
From: Miquel Sunyol
To: Euskokultur. Eugenio Arraiza

Hola Eugenio:

Ya te dije que después de nuestra conversación, en la cual te dije que no conocía a José María Sirera, me han hablado de ella.

Ahora me han anunciado que se celebrará en Barcelona un acto sobre ella. Te envío el programa. Podrías animarte a venir y hacer "parada y fonda" en Tarragona.

No he recibido respuesta tuya sobre el texto redactado de la cena con Arrupe en El Picarral. Deduzco que te ha parecido más o menos bien, o pasable... Desde hace unos días ya está en el mundo de la web: http://www.tinet.cat/~fqi_sj/arrupe/zarag_cena_sp.htm

Hasta otra...

Miquel

Subject: Re: José María Sirera
Date: Thu, 16 Mar 2006 19:54:34 +0100
From: Euskokultur
To: Miquel Sunyol

Aupa Miquel,

Gracias por mandarme referencia de los actos recordando a María José Sirera. Me temo que van a recordar a una María José bastante diferente de la que yo conocí. Así somos de limitados los humanos...

Respecto al montaje que has hecho sobre lo sucedido en la cena del Picarral no veo que ayude demasiado a reflejar la realidad sucedida el que dés la impresión de que nos has reunido y te la contamos interrunpiéndonos espontáneamente entre nosotros. Los testimonios que has recogido de cada uno quedan descontextualizados y en ese contexto artificial que ofreces, en el que no sé puede comprender por qué uno dice que me fuí al cuarto, el otro que "se me hizo el encontradizo Arrupe" y yo que me quedé en la puerta (de la casa. Fuera. Anochecía), se pueden ofrecer maquillados los recuerdos de lo que Alcalá pudo decir después de mi salida (recuerdos de Mario).

Yo me fuí porque Alcalá no me dejó hablar y suplantó a Arrupe en la interpretación de la voluntad de Dios sobre lo que debía tratarse en la mesa ("tengo mandato de la Compañía"). Arrupe calló.

Además de que este montaje novelado no ayuda, es evidente que los recuerdos de unos cuantos son más lúcidos sobre el menú que sobre la conversación y desde luego sobre mi comportamiento.

Así lo has presentado tú y tú sabrás qué hacer con ello. El producto a mí me ha defraudado en tres puntos:

Sin embargo, paradojas de la vida, me parece que así y todo, puede ayudar a alguno a entender como funcionaba Arrupe, la visita, la Misión Obrera, etc.

Como en el caso de Maria José Sirera ,la realidad es siempre más rica que la novela.

Un abrazo

Eugenio Arraiza

Subject: Re:_José María Sirera
Date: Fri, 24 Mar 2006 21:21:17 +0100
From: Miquel Sunyol
To: Euskokultur eraiza@terra.es

Hola Eugenio:

Siento mucho que mi "montaje" te haya decepcionado. Ya sabes que mi primera intención -y así ya lo había anunciado- era ir presentando vuestros recuerdos uno por uno en sucesivas páginas. Después se me ocurrió esta idea (que puede no haber resultado), pero que no excluía la presentación uno por uno de vuestros testimonios.

El primer e-mail a Carmelo es del año 2002: esto quiere decir que voy andando, pero muy poco a poco... La web puede tener sus ventajas y sus inconvenientes con respecto a un libro: en un libro hubiese tenido que dar al mismo tiempo todo bien atado, la web me permite dejar pasar unos días (o algunas semanas) entre una cosa y otra.

El posible lector ya es advertido desde el principio que está ante un montaje "virtual"... Y os mandé este montaje por si alguno de vosotros quería, no ya corregir lo que otros decían, sino precisar lo que uno mismo había dicho.

Después de más de treinta años es normal que un mismo suceso sea recordado por cada uno de distinta manera... Con La Malvarrosa pasa lo mismo. Por ejemplo, ¿dónde Juan Luis Clausell se dirige al P. Arrupe? ¿En el transcurso del recorrido que el P. Arrupe, acompañado por su séquito, hace por las Escuelas? ¿O en el transcurso de la reunión general, saltándose Juan Luis un poco el protocolo? Y no digamos de la visita del P. Arrupe a La Malvarrosa: ¿habían sido avisados? ¿los pilló desprevenidos? ¿quién o quiénes le acompañaban? Hay opiniones para todos los gustos...

Una de las cosas que mi "estudio" me ha confirmado es que la memoria (¿no era una de "las tres potencias" de nuestra alma?) no es -recurriendo al lenguaje informático- la tecla "Guardar", sino la tecla "Seleccionar"... "Guardando", "Guardando" no podríamos vivir... Por ejemplo, Ramiro Pàmpols no recuerda que fue él quien entregó a mano la carta de los de Misión Obrera de Catalunya al propio P. Arrupe cuando éste llegaba a la Escuela de El Clot.

Y si quieres otro ejemplo: hace unos meses, revolviendo papeles en el Archivo de Loyola, me enteré que yo había firmado una carta colectiva publicada en el ciervo defendiendo a José María Díez-Alegría. Y supongo que, entre otras cosas, le diríamos al P. Arrupe que la concepción de la obediencia no era ya la que le habían enseñado en su Noviciado.

Es muy posible que si me hubieras escrito antes, me hubiera ya "afanado" a tener toda la presentación hecha...

Este e-mail se ha demorado un poco en acabarlo y en enviarlo, pues el que hizo la creación "ex nihilo" (esto es, sin ir a bucar los materiales por los contenedores, como a veces hago yo y me ha quedado un lavabo bastante bien), teniendo abiertas todas las opciones posibles para elegir lo mejor, no se había enterado del tema de la "fatiga de los materiales"... Y parece ser que el material, que "ex nihilo" creó para mi próstata ya está entrando en procesos de fatiga... El domingo tuve una retención de orina... Ya sé que alguno me dirá: Y tú, ¿cómo te atreves a juntar el pipí con los arduos problermas de la teodicea?

Te agradezco sinceramente tus anotaciones. Ya te avisaré (y te enviaré) cuando tenga "htmlizados" (¿te gusta esta palabrita nueva?) vuestros testimonios.

Sigue en pie la invitación a los actos sobre María José Sirera...

Miquel

Si alguien quiere saber
qué pinta aquí
José María Sirera...

Los otros
testimonios
Luis Anoro
Mario Cuartero
Manolo Fortuny
Carmelo Martínez