La meva correspondència amb...

Joan Costa

Tarragona, 19 de gener de 2004
P. Joan costa, sj.
VALENCIA

Benvolgut Joan:

No sé si encara tindràs un record de mi: tu de mestret a Raymat i jo de junior (eren els tots finals anys dels cinquanta i principis dels seixanta). Però ara no vull parlar-te d'aquells anys, sinó dels tots principis dels setanta: del 3 de maig de 1970.

Aquell dia el P. Arrupe feia una visita a València. Tu eres (a més a més de "Praef. valet") Rector de les Escoles Professionals Sant Josep i "Dir Tech schol.", i, també, de tu depenia la "Statio ad Malvarrosa".

A mig matí va començar "la visita a las Escuelas Profesionales de S. José, donde reciben instrucción unos 1.600 alumnos. El P. General habla al grupo de profesores seglares... Brevísimas palabras posteriormente a los Antiguos alumnos... A continuación se celebra una reunión de comunidad en el mismo edificio con los jesuitas dedicados al apostolado social. Hay algunas ausencias. Intercambios de puntos de vista sobre el interés de la Compañía en este difícil puesto de evangelización y vivo coloquio donde surgen algunas preguntas relativas a las visitas oficiales del P. General. Este explica inequívocamente su posición".

Abans de seguir endavant, deixa'm dir-te que estic fent un "estudi de les reaccions que va haver-hi en el grup jesuític de Missió Obrera al saber que el P. Arrupe en el seu viatge a Espanya de 1970 faria una visita a Franco". Aquest estudi ja fa uns quants mesos que l'he començat a publicar a la meva web (http://www.tinet.org/~fqi) per "entregas". Ara, després dels capítols introductoris, em toca parlar de la seva primera etapa "conflictiva", la de València). Per ara, aquest "estudi" no és més que una recollida de documents i de "retazos de memoria".

¿Què pots recordar de tot això? Alguns jesuïtes de les Escoles van firmar una carta. ¿Es va comentar "en comunitat"? ¿En vas saber alguna cosa? ¿Vas fer intents per parar-la?

¿Què recordes del "vivo coloquio"? ¿Recordes alguna intervenció especial -ja sigui a la reunió, ja sigui en els passadissos de l'Escola- d'en Joan Lluís Clausell?

Després del dinar , "en el tiempo previsto para el descanso, el P. General acepta la idea de visitar a un pequeño grupo de la Misión Obrera, que en unión de algún escolar se había distanciado de la visita". No és moment ara de comentar com alguns escriuen la història: "un pequeño grup", "algún escolar"... ¿De qui va ser la idea? ¿Teva? ¿Del Madurga? ¿Com la va acceptar Arrupe? Si no estic mal informat, tu vas assistir a aquesta reunió de La Malvarrosa, ¿quin record en tens? ¿Com va anar? ¿Quins comentaris va fer Arrupe, a la reunió i després de la reunió? ¿Com explicaries aquesta frase d'en Manuel Alcalá: "...en un ambiente tenso, pero de absoluta corrección"?

Bé, em sembla que no cal que m'allargui més. Ja veus el que m'agradaria recollir... (els teus "retazos de memoria")

¿Ho vols fer per escrit o t'agradaria més fer-ho de manera parlada? Jo no tindria cap inconvenient en fer-te una visita (tampoc en tindria cap per invitar-te a Tarragona). O trobar-nos un dia a mig camí... El que vulguis...

T'agrairia de tot cor la teva col·laboració.

No em consta (pel catàleg) que tinguis adreça electrònica. La meva és, per si t'és més útil, aquesta: sscu@tinet.fut.es

L'adreça normal postal: Carrer Vint-i-quatre, nº 6 (43100) Tarragona. Tlf. 977 54 89 67

Dintre d'aquest "estudi", tinc un capítol a on poso la correspondència que he anat mantenint amb uns i altres (http://www.tinet.org/~fqi_sj/arrupe/corresp_ct.htm). Si tinguessis algun inconvenient en que publiqui la teva resposta, m'ho dius (o si vols que alguna part no es publiqui.

Moltes gràcies pel que em puguis ajudar

Miquel

Valencia, 24 enero 2004
Miquel Sunyol
TARRAGONA

Si vols veure
la carta original


Si encara no el tens...

Querido Miquel,

Te recuerdo perfectamente de la época de tu juniorado y luego en San Cugat, tú filósofo y yo teólogo. Recuerdo también la primera visita del Padre Arrupe a las Escuelas Profesionales y, en general, a los Jesuitas de Valencia. Hace de ello ya muchos años, yo era bastante novato en mi primer rectorado, y los recuerdos son parciales, además de que mi memoria no es muy buena para conservar palabras o conversaciones. Procuraré rememorar algo de lo que a ti te interesa.

Efectivamente un grupo de jesuitas, especialmente entre los dedicados al apostolado social, había escrito una especie de manifiesto en contra de la visita que el P. General había de hacer a Franco y, si no recuerdo mal, los de Misión Obrera habían decidido no acudir, como protesta, a las reuniones de encuentro con el P. Arrupe. La reunión de jesuitas que tuvo lugar en las Escuelas era para la comunidad de éstas y para la de la Malvarrosa. Vino solamente José Luis Clausell de la Malvarrosa, no recuerdo si alguno más, pero ciertamente las ausencias se hicieron notar. No guardo la impresión de que la reunión fuera tensa. Cuando surgió el tema de las visitas oficiales, sí recuerdo que habló Clausell tratando de explicar que el no acudir su grupo a esta reunión no iba contra la persona del P. Arrupe, sino que era una actitud testimonial ante el mundo obrero por la situación sociopolítica de la dictadura, o algo así. El hombre se emocionó y no pudo continuar.

Recuerdo que también dije yo unas palabras tratando, no de justificar, pero sí de hacer explicable este desplante al P. General, que tanto dio que hablar.

El P. Arrupe, con esa humildad característica suya, pero también con serenidad y firmeza, dio a entender que él, como jesuita, cumplía una misión del Papa, a la que ni podía ni debía negarse, por más que no fuera comprendido en algún sector de la Compañía española, el comprometido socialmente, y que más explicaciones no debía dar. Creo que él y Clausell se llegaron a dar un abrazo, pero no me atrevería a asegurarlo categóricamente.

Respecto a la carta que firmaron algunos jesuitas de las Escuelas no puedo recordar que hiciera algo efectivo por pararla. Había lógicamente su división de opiniones, pero eran tiempos de transición bastante revueltos y confusos; yo era joven y no tenía opiniones claras y firmes sobre muchas cosas, ni de cuáles eran las decisiones más correctas a tomar en tan insólitas circunstancias. Digamos que, aun sin compartir ni aprobar ciertas posturas, me parecía poder comprenderlas, al menos en parte.

La comida con todos los jesuitas de Valencia fue en el antiguo Colegio de San José. Ignoraba en aquel momento si la visita a la comunidad contestataria de La Malvarrosa fue iniciativa del P. Arrupe o sugerencia de algún otro. Pero luego supe que fue el mismo P. Arrupe quien lo decidió, contra el parecer de más de uno, y apenas acabada la comida, con el P. Boix como conductor de un seiscientos y yo como Rector de quien dependía La Malvarrosa, nos presentamos de improviso con el P. General en el piso donde vivía la pequeña comunidad. No creo que la expresión "en un ambiente tenso" sea la adecuada para explicar lo que allí pasó. Les pillamos totalmente descuidados, cuando habían acabado de comer, incluso creo que alguno se había retirado ya a descansar un rato. Lo último que hubieran imaginado es que el P. General viniera a visitarlos, y a estas horas, cuando ellos se habían negado a asistir a la reunión de la mañana. Para mí que se quedaron tan cortados, que no supieron qué decir en aquellos momentos, y así la visita fue correcta y breve, sin que se abordara ningún tema especial de conversación, ni fuera ésta la intención de nadie. Fue, para mí, una improvisación sobre la marcha y un gesto característico del P. Arrupe, si bien algunos opinaban que esto sería como premiar una actitud contestataria en perjuicio de la autoridad del P. General y, en consecuencia, de cualquier otro superior. Pero así era el P. Arrupe. Las palabras que pudiera él decir importan menos que el gesto. Por eso, quizás, yo he olvidado las palabras, pero el hecho no se me borrará en la vida.

Recordat Miquel, es todo lo que puedo recordar en este momento. Tal vez Ramiro Reig pueda añadir alguna cosa más sobre aquella memorable visita, pues él pertenecía a aquella comunidad y, si no me equivoco, estaba ese día en casa.

No tengo inconveniente en que publiques este deslavazado testimonio. Me alegro de, al cabo de tantos años, haber establecido nuevamente contacto contigo

Una forta abraçada

Joan Costa