Mi correspondencia con...

...Miquel Batllori

Tarragona, 19 de enero de 2003
P. Miquel Batllori, sj
SANT CUGAT DEL VALLÈS

Benvolgut P. Batllori:

Hace ya un cierto tiempo tuve el gusto de hablar con Ud., después de que en una merienda de Reyes me manifestara su interés por la figura de un político, un Sunyol, un caso singular de creyente católico y republicano.

Ahora el motivo de esta carta es otro. Estoy haciendo un estudio (yo diría, para no faltar demasiado a la verdad, una sencilla recogida de documentos y de trozos de memoria) de las reacciones que en el grupo de Misión Obrera de los jesuitas de España -en el cual yo me considero incluido a partir de 1975- se produjeron al saber que el P. Arrupe en su viaje a España de mayo del 70, haría una visita a Franco. Este "estudio" ya lo he empezado a publicar "por entregas" en mi web.

Una de mis "fuentes" es el libro "Yo creo en la clase obrera" de Francisco García Salve, quien en aquellos momentos de la visita del P. Arrupe era uno de los jesuitas encarcelados en Zamora. Antes había sido, entre otras cosas, un prolífico autor de literatura religiosa juvenil; más tarde, fue conocido como el "cura Paco". El libro, publicado el año 1977 y dedicado a "A mis compañeros de Comisiones Obreras, los que cayeron y los que siguen", lleva la presentación-prólogo de José Mª Llanos.

Los lectores ya saben que "lo de Zamora" lo recordaba muy mal...
Si lo quieres recordar bien...

En este libro he encontrado este párrafo en la página 48:

Aún no se ha publicado, pero está escrita, la triste historia de lo mucho que contribuyeron los jesuitas a la caída de la República. La Orden trabajó con todo su ahínco a hundir desde el exterior lo que el pueblo había levantado. Aún no se ha explicado, porque la Orden, con todo su poder, tiene sus archivos secretos y tiene además una férrea censura para sus fieles hijos. ¿Te dejarán, Batllori, publicar tus investigaciones de historiador? ¿O todavía no es oportuno? La oportunidad es lo más importante para un S. J.

Creo que sería una grave "falta profesional" por mi parte si no compulsara la veracidad de estas afirmaciones. Así, pues, mis preguntas serían éstas:

¿Existen estas "investigaciones de historiador" suyas?

Si en el año 1977 no habían sido publicadas, ¿era debido a la "férrea censura"?

Hoy día, cuando vivimos ya en un nuevo siglo, ¿han sido ya publicadas? En caso afirmativo, ¿dónde? Si todavía no han sido publicadas, ¿por qué razones?

Profano como soy en la materia, sí que me gustaría saber si hay estudios publicados sobre esta "triste historia de lo mucho que contribuyeron los jesuitas a la caída de la República". Sospecho que esta "triste historia", conducida quizás por nuestro estimable general Wlodimiro Ledóchoswki, fue toda una realidad. Uno de mis recuerdos de noviciado (año 1957) es esta frase: "Nosotros para eso no hicimos la guerra" (Ya sabe Ud. que sólo los jesuitas de "probada virtud" eran invitados a hablar a los novicios; el motivo de la frase eran unas disposiciones del régimen sobre la enseñanza.

He citado muy conscientemente al P: Ledóchoswki. En Manresa me explicaron una anécdota suya. Yo, a quien ni por nacmiento ni por años vividos me ha sido dada su admirable libertad de espíritu, no supe negarme a dormir en aquella habitación, saliendo de la cual la primera visión es la figura a escala natural del P: Ledóchoswki.

Le agradecería mucho una sencilla respuesta. O, si Ud. lo creyera más oportuno, no habría por mi parte ningún inconveniente en hacerle una visita a Sant Cugat.

Muchas gracias

Miquel Sunyol

La respuesta del
P. Miquel Batllori