Viaje a España
Mayo 1970

 
Pedro Arrupe
habla sobre
el Apostolado Social


Tenía ilusión de estar con vosotros. Todos sabéis que este apostolado es hoy uno de los apostolados de la Compañía que más llevo en el corazón, porque sabemos que es uno de los apostolados más importantes y difíciles que toca a un punto vital del género humano, de toda la Humanidad. Y por eso, como sabéis, con objeto de poder coordinar todo este apostolado, se ha integrado en Roma un Perito -el P. Ivern- que, después de trabajar en diversas Provincias y con filósofos en la India, ha formado, él también, como perito, una Comisión que trata de estudiar a fondo los distintos aspectos de la cuestión social en la Compañía.

Se reunió esta Comisión, la primera vez, en febrero, con representantes de todos los continentes, con objeto de comenzar a planear cómo se puede realizar esta coordinación de un modo más eficaz. Creo que la cosa va muy bien: se van coordinando las cosas y realmente es una riqueza inmensa la que tenemos si esta coordinación se hace con la seria información que tenemos de todo el mundo.

De tal manera que creo que puede dar origen, no solamente, a estudio sino después a tomas de posición o a consecuencias concretas que pueden ser, no digo para bien solamente de la Compañía, sino de la sociedad, pues ya sabéis que estamos en continuo contacto con la Comisión "Iustitia et Pax" que ha sido fundada por el Santo Padre.

Digo que estamos muy en contacto porque creemos que es una de las grandes preocupaciones que tiene la Iglesia y el Santo Padre, y por eso nos hemos puesto completamente a su disposición. Estamos colaborando con ellos, en primer lugar por jesuitas que directamente están en "Iustitia et Pax", y lo mismo con muchos otros consultores que tiene esa Comisión.

Y cuando yo pregunté al Secretario de esa Comisión, cómo creía que podía colaborar la Compañía de un modo eficaz, la respuesta fue: "Denos gente que piense, porque es lo que nos falta. Activistas tenemos, pero gente que piense los problemas y que enfoque de una manera profunda, no los tenemos. Sobre todo, gente que piense en grupo, con todas las incidencias y todas las consecuencias que esto puede tener"

Por eso se trata de fomentar -como estamos haciendo muchísimo en Europa y también en otras partes, en América Latina, en la India, etc.- esos centros de estudios sociales en los cuales se trata de estudiar el problema y no quedar solamente en la teoría o en el mero estudio abstracto, sino poder así deducir consecuencias que sean realmente de peso y que den una orientación bien pensada. No se trata solamente de estudios superficiales o de artículos más o menos impresionantes por el tono o por la forma, sino que se trata de dar una doctrina de fondo y, basados en esto, creemos que podemos llegar a una acción mucho más eficaz, a la larga, de la Compañía.

Por esto digo que es un apostolado sumamente importante. Vosotros tenéis una experiencia grande ya, y estáis tratando de buscar soluciones a estos problemas concretos. Creo que es una colaboración muy grande la que podéis hacer para que nosotros y la Compañía en general pueda tomar las decisiones que debe. De modo que en esto, creo, que todo lo que se diga es poco, porque se ve, estamos convencidos, de que este problema social, sobre todo desde el punto de vista internacional, es de tal envergadura que supone una colaboración de todos en este sentido.

Estamos completamente convencidos de que hoy, la existencia del Tercer Mundo es un resultado de esta cultura, un resultado de esta posición humana, y ciertamente eso hay que cambiarlo. Por eso conviene ir al fondo de la cuestión y ver qué es lo que se puede hacer. En su tanto, cada país tiene su problema. España tiene su problema también y vosotros que estáis en contacto con esta realidad, creo que podéis contribuir mucho con vuestra experiencia y con vuestra reflexión a buscar esta solución.

En esto tal vez puede ser interesante también, por vía de información, la experiencia que tuve cuando visité los países comunistas, de detrás de la cortina de acero, tanto Yugoslavia, como Polonia, como Checoslovaquia. Realmente allí el problema es angustiosos, es de una dureza extraordinaria y ahí es donde se ve como la Compañía se ha sabido mantener y se sigue manteniendo en las circunstancias posibles, lo mismo que en Cuba. Tuvimos una reunión en el mes de enero con todos los Provinciales y todos los Viceprovinciales de los países del telón de acero a las que asistió también el de Cuba y vimos como la Compañía está buscando el modo de existencia en medio de circunstancias tan difíciles, como puede ser una política comunista a la que nosotros teneos que responder manteniendo la fe del pueblo y sabiendo presentar pruebas en lo posible.

En España -vosotros lo sabéis mucho más que yo- en este sentido creo que es un problema también muy importante, y nosotros tenemos que contribuir a resolverlo o afrontarlo y vosotros con vuestra experiencia y vuestra reflexión creo que podéis portar muchísimo.

Pedro Arrupe
Reunión "Apostolado Social"
en las Escuelas Profesionales
Valencia, 3 de mayo 1970



Gracias por la visita
Miquel Sunyol
sscu@tinet.fut.es
Mayo 2004