Les col·leccions editorials religioses
entre el fundamentalisme i el  secularisme

 
 
En Mingo Melero. El fons és el cel de Majaelrayo (Guadalajara), el 6 de maig de 1995
    D'una carta d'en
        Mingo Melero 
          a
         Paco Cuervo
Aquest és el Paco Cuervo, en un d'aquells dies de maig-juliol 76. El fons, ara, és el de la presó de Murcia. És l'estiu de Mendigo de la Paz

 
Amb el permís de l'autor:
    Usa, si quieres, algún fragmento de mi carta al Paco, pero anuncia que (como ya te digo y creo probable poder preparar) sobre el particular publicaremos algo en los CUADERNOS...
 
Mingo Melero i Paco Cuervo, 
en primer lloc dos amics...

Després,
(i entre moltes altres coses),
principals animadors de la

ASOCIACIÓN MARCEL LÉGAUT

la qual edita

CUADERNOS DE LA DIÁSPORA

Per a més informació 
sobre aquesta "Asociación
i sobre aquests "Cuadernos",

 
Dos amics s'escriuen i a tu et passen un "copy"...

És com participar i estar present en una conversa entre dos amics: ja saps que no tot ho entendràs (en el fons, són coses d'ells), però el que puguis anar agafant, ja és prou...

No s'enfadaran si fas alguna pregunta a la conversa, però sí que t'agrairan que segueixis la conversa amb un cert "pudor".

Jo també sóc partidari d'aquesta tècnica comunicativa: enviar fragments d'alguna carta meva a un amic a altres amics...



 
 

Quisiera comentar y compartir contigo la idea de publicar algo de John Shelby Spong en los Cuadernos, en concreto en el nº de noviembre. (...) Esta exégesis e indagación de la Biblia y de la historia de las creencias de Spong es un caso concreto del estilo de indagaciones a las que invita Légaut (...). 

Para presentar esos textos, quiero investigar, primero, algo más sobre los libros de Spong y su recepción, y, además, sobre la figura de este obispo cuya existencia ha sido, para mí, de entrada, motivo de sorpresa y de alegría ("Gracias a Dios por Spong" dice un periódico de Australia, The Bulletin, según reza la solapa del libro). Un obispo que no se defiende ante la indagación científica y que, además, la comunica sin miedo a su gente, ¡qué maravilla!... 

En cuanto a lo primero, o sea, la historia de los libros y de su recepción, es significativo que en inglés estén en  circulación seis títulos suyos (por lo menos) y que, en cambio, en español, este libro del 93 esté descatalogado y que también lo esté otro, ¡del 96!, titulado La resurrección, ¿mito o realidad?, publicado en la misma Editorial. Me gustaría saber si se ha traducido al francés o al alemán o al italiano y qué ha pasado con esas ediciones. Y además me gustaría saber si en castellano está descatalogado,  no porque (como sospecho) se haya agotado de tanto venderse (pues entonces habría ya una segunda edición), sino porque no se ha vendido... Y, si no se ha vendido, ¿por qué ha sido? 

Mi hipótesis acerca de esto último es que el probable fracaso comercial de este libro (como de otros -pienso en la dificultad de introducir los de Marcel Légaut o en los problemas -diferentes- que se han dado con los de Drewerman o de Girard) se debe a que quizás se editó fuera de sitio... Y, si se editó fuera de sitio, en gran parte es porque no hay sitio para quienes tiran por la vía de enmedio. Faltan editoriales libres, interesadas en tirar por la vía de enmedio entre el fundamentalismo y el secularismo. La opción no es: o se es premoderno para ser cristiano o se es moderno y necesariamente se tiene que dejar de ser cristiano. Hay un camino en el filo de estos dos. Sin embargo, el fundamentalismo o literalismo es lo que más abunda en las Iglesias; no sólo en el pueblo o en el clero "carca", sino también en los que lo disimulan más o menos por la deshonestidad intelectual de la doble verdad: lo que los sabios saben en sus despachos no se puede transmitir al pueblo porque éste desfallecería... Y, por su parte, el secularismo (que sentencia sin remedio a la religión) es el tópico que más abunda en la sociedad civil, que así se defiende de abrirse a una indagación inquietante. 

Spong se ha editado, en España, fuera del circuito de las "editoriales religiosas" y dentro de una colecciónEdiciones Martínez Roca, S.A. Colección Enigmas del Cristianismo  especializada en materiales contra el "cristianismo oficial". Y, de este modo, no llega a quien debiera llegar.  Por una parte, por editarse fuera de las editoriales habituales, no ha llegado a los -digamos- "cristianos abiertos" de por aquí, que ni se han enterado de que existe; cosa que va muy bien al pensamiento oficial, fundamentalista en "pastoral", y cuya influencia pesa en las editoriales que (caso -raro- de no depender de una orden) venden gran parte de su producción a religiosos, curas, seminaristas, etc.; editoriales que, por eso, podría ser que hubiesen descartado este libro si lo conocen, lo cual es posible pues, como te digo, se encuentra fácilmente por Internet. 

Por otra parte, este libro, por estar en una colección excesivamente "anti" o inmoderada, tampoco ha llegado, no sólo a estos "cristianos abiertos" que decía, sino tampoco a los "postcristianos con algún tipo de inquietud (y de nostalgia)", que todavía debe de haber por ahí. 

Spong es un teólogo liberal (él prefiere el adjetivo de "abierto") que asume con gusto la no historicidad de los Evangelios, pero que, precisamente por eso, puede mantener que los Evangelios todavía son insustituibles como puerta de conocimiento a través de su lenguaje. 

Esa Colección "anti" donde se ha publicado el libro de Spong se titula "Enigmas del cristianismo" y se dirige, más bien, a los "críticos militantes" que buscan "platos fuertes" y datos llamativos acerca de la "mentira" irremediable del cristianismo histórico. Entonces, ante el libro de Spong, ¿qué les puede haber pasado a éstos últimos, a estos "críticos incuestionables"? Pues que se encuentran con un hombre espiritual, pacífico aunque enérgico, integrador aunque implacable en su análisis, y sin miedo a los conocimientos científicos aunque creyente, y que, además, los va explicando y divulgando en su actividad no de teólogo sino de "pastor". Todo lo cual resulta inadecuado en una colección que, por ejemplo, contiene una "historia criminal del cristianismo" en varios tomos1. Los orígenes. 2. La época patrística y la consolidación del primado de Roma. 3. Desde la querella de Oriente hasta el final del período justiniano., de un alemánK. Deschner (Una altra obra del mateix autor: Historia sexual del cristianismo) que usa un tono airado y demagógico excesivo... 

En fin, todo esto es hipotético pero, si fuese como presumo que es, me confirmaría en lo que ya te he dicho antes y te he comentado otras veces a propósito del propio Légaut (y de las dificultades de publicarlo) o de R. Girard. Hay una incomunicación y complicidad, sutil pero nítida, entre los circuitos de publicación oficiales, tanto laicos como religiosos. Y esa incomunicación, culturalmente, es fuente de faltas de rigor y de pérdidas y de despistes que no se deberían dar en una cultura sana en la que tanto el fundamentalismo (o literalismo) como el secularismo tendrían que ser simplificaciones superadas. De ahí que las editoriales pequeñas, que casi ni lo son (como nosotros), tengan su  papel... Yo, por libros así, haría cosas, me movería, arriesgaría... 

 En cuanto a la figura del obispo Spong, hay [algunas] ideas que quiero trabajar. La primera es que, al tener noticia de este hombre, de que existe un obispo como éste, con una actitud abierta y honesta intelectualmente, enseguida he pensado en la figura del "jefe religioso" en Marcel: un punto que sería interesante señalar en los Cuadernos y del que cualquier padre ya sabe mucho. 

La segunda idea es la de señalar la importancia de investigar en todos los frentes, y de no poner ninguna cortapisa en ninguno. En ese sentido, quizás haya una diferencia (y -es de desear- que evolucione hacia una complementariedad) entre lo que es un "jefe religioso" presentable y aceptable en Sudamérica,  por ejemplo, y en Norteamérica, como es el caso de este Spong. La primera impresión es la de que los jefes religiosos "abiertos" de Sudamérica (obispos y teólogos), cogidos por la urgencia de lo social y aparentemente justificados por la ignorancia de sus feligreses, al tiempo que desarrollan los valores que surgen de las situaciones límites económicas, pueden estancarse en otras cuestiones, como muchas veces hemos comentado. Ese estancamiento se da, además, en cuestiones especialmente críticas para el "estatus" clerical, tan fuerte en el catolicismo. Como decía Légaut, el que pone un freno o un límite extrínseco en un terreno de indagación, sin querer, hace trampa en el conjunto de su búsqueda. Spong también indica que los teólogos católicos de Norteamérica (caso de R. Brown) se autocensuran. Pero lo más canalla es disimular esa "servidumbre" amparándose, justificándose de una forma que indirectamente suponga denigrar a la gente del común presuponiendo en ella algún tipo de incapacidad.


 
 
 
La meva resposta a la carta d'en Mingo Melero
 
 
 
 

Querido Mingo: 

        Ya sabes que ésta (el "Me haces gracia!") es una de mis expresiones favoritas. Ahora resulta que el Spong es uno de los grandes libros: ha sido una gran alegría para mí. Y también resulta que te conviertes en uno de los "fans" de su actividad "pastoral". ¿Cómo es que nunca has sido uno de mis "fans" pastorales? Cuando, en tu carta al Paco, vas explicando el significado y el alcance de la misión eclesial de Spong, me parecía a mí que estabas hablando de la mía. 

Con algún par de diferencias. Que yo no tengo (y con un poco de chulería podría añadir 
aquello de "ni he querido tener ni quiero tener") ninguna plataforma pastoral propia y, en segundo lugar, que he querido mantenerme en un contexto de "barrio obrero", y no de "downtown church" (expresión, que -una vez mirado el diccionario- parce referirse a una parroquia de centro). 

Comparto fundamentalmente todo tu análisis sobre las razones de por qué en nuestro país tiene tan pocas posibilidades un hombre como yo, "un hombre espiritual, pacífico aunque enérgico, integrador aunque implacable en su análisis, y sin miedo a los conocimientos científicos aunque creyente, y que, además, los va explicando y divulgando en su actividad no de teólogo sino de pastor"

Una de tus preferencias se dirige al capítulo sobre las narraciones "navideñas". En este punto, creo que puede ser interesante otro libro de Drewermann, "De la naissance des dieux à la naissance de Jésus". Vendría a ser un estudio sobre el valor de los mitos, subrayando que el trasfondo de las narraciones navideñas lo encontraríamos en los mitos 
del antiguo Egipto. Sería ir un paso más allá del midrash.

Te aviso, para que no creas que intento "pisotear" tus exclusivas editoriales, que el susodicho Spong y sus temas ya estaban pensados para ir llenando alguna de mis webs. Tengo unas cuantas fichas recogidas de él, de su libro "Jesús, hijo de mujer".

"Me
haces
gracia!!"

 

No sé qué decirte en el tema de editar a Spong y lo de "animarse a animar" una colección de cristianismo independiente. Lo de "los números" creo que está suficientemente explicado por ti mismo en la carta a Paco Cuervo. Los habituales compradores de Claret no son "independientes" y no les gusta ser "cuestionados" (por aquí poco dinero sacaríamos, a no ser que compensáramos publicando al año uno de Codina, ¿me explico?). Los que compran en Abacus -la cooperativa de los enseñantes- comprarían
"cristianismo" si éste viniera precedida por la propaganda de EL PAIS (toda propaganda se paga). Drewerman se pasea para vender sus
libros y salieron entrevistas a toda página de él tanto en el EL PAIS como en El MUNDO.

Ja saps qui és en John Shelby Spong?

Gràcies per la visita
Miquel Sunyol
Maig 1999