Contactar Enlaces Teléfono urgencias toxicológicas Aviso legal
.

  Página principal

  El autor

  Fotografia

  Publicaciones

  Investigación
 

  Setas y hongos

  Características
  Clasificación
  Setas comestibles
  Setas venenosas
  Toxicología de los hongos
  Morfología de los hongos
 
  Recetas y  conservación
  Recetas tradicionales
  Conservación de las setas
  Nombres de setas

 

  Exposiciones
  Al aire libre
  En centros sociales
 
  Meteorología
  Meteocat
 
 
 

Teléfono de urgencias sobre les possibles intoxicaciones originadas por hongos tóxicos y venenosos.

A pesar de las advertencias de los medios de divulgación, sobre la importancia de no  consumir setas, si estas no son plenamente identificadas como comestibles, cada año se producen intoxicaciones por la ingestión de setas toxicas. La importancia de diagnosticar a tiempo la intoxicación es vital, pues hay setas venenosas en que la toxina actúa al cabo de varias horas, y en algunos casos, como el de la Amanita phalloides, que puede manifestarse al cabo de 24 horas, entonces el daño es casi siempre irreparable, ya que el veneno al haber pasado totalmente a la sangre, ha afectado órganos vitales del organismo del paciente.  Otros en cambio, sus síntomas se manifiestan solamente entre media hora y cuatro horas después de haber sido ingerido.

He creído oportuno de incluir el número de teléfono de urgencias del Instituto Nacional de Toxicología de Madrid, en este caso el Servicio de Información Toxicológica, que es

915 620 420  24 hores 

Si después de una comida en que hemos consumido setas (entre 1/2 y 4 horas) la persona nota un malestar importante con síntomas de indigestión, sudores fríos, náuseas, diarreas persistentes, trastornos de la vista, no se ha de dudar en llamar al teléfono de información toxicológica. Allí harán las preguntas necesarias sobre los síntomas que padece la persona afectada, así como la descripción de la seta consumida. Posteriormente, y en el caso de tratarse de una intoxicación por setas, podrán redactar un informe para posteriormente remitirlo al centro médico donde se ingresará al paciente, y seguir el tratamiento oportuno.

De todas maneras, la mejor medida de prudencia es no coger ni consumir ninguna seta que no conozcamos, y menos si no estamos bien seguros de comestibilidad.