Iguácel




Portada occidental y muro sur




Abside y torre

      La pequeña iglesia de Santa María de Iguácel fue construida en el valle de la Garcipollera, junto al rio Ijuez, por mandato del conde Galindo en la década 1040-50, por lo que se trata de una de las primeras construcciones románicas en el reino de Aragón. De esta fecha sería la construcción del ábside, el presbiterio y la nave rectángular cubierta con techo de madera.

      Posteriormente, el hijo de este conde, Sancho Galíndez y su esposa Urraca, en el año 1072 construyeron la portada occidental, la decoración con arquerías ciegas sobre columnas, los ajedrezados y, en general, toda la decoración escultórica.

      Este conde fue, además, nombrado eitan (ayo, educador y consejero) por Ramiro I de su hijo y futuro rey Sancho Ramirez.

      De este conde se conserva un breve cartulario en la catedral de Huesca, por lo que sabemos que fue señor de Boltaña, Atarés y Sos, y tambien que en el año 1080 regalaba la iglesia al monasterio de san Juan de la Peña.

      El hecho de contar con documentación que permite fechar esta iglesia, ha servido para confirmar la cronología de la construcción de la catedral de Jaca, dada la relación de las esculturas de ambas edificaciones, siendo, además, dos de los monumentos románicos más antiguos construidos en España.

      El tejaroz, adornado con una cornisa ajedrezada apoyada sobre once canecillos que reproducen temas geométricos, vegetales y figuras animales y humanas. Es destacable la calidad que alcanzan las representaciones de motivos vegetales.

      Bajo el tejaroz hay una inscripción latina en la que según la traducción de Durán Gudiol se lee:


      ESTA ES LA PUERTA DEL SEÑOR POR DONDE ENTRAN LOS FIELES EN LA CASA DEL SEÑOR. QUE ES IGLESIA FUNDADA EN HONOR DE SANTA MARIA. HA SIDO FABRICADA POR MANDATO DE SANCHO CONDE JUNTO CON SU ESPOSA DE NOMBRE URRACA. HA SIDO TERMINADA EN LA ERA 1110 (equivalente a 1072 por la reforma del calendario) REINANDO EL REY SANCHO RAMIREZ EN ARAGON, EL CUAL OFRECIO POR SU ALMA EN HONOR DE SANTA MARIA LA VILLA DE LARROSA PARA QUE LE DE EL SEÑOR LA VIDA ETERNA. AMEN.

      EL ESCRITOR DE ESTAS LETRAS SE LLAMA ACENA. EL MAESTRO DE ESTAS ESCULTURAS SE LLAMA GALINDO GARCEZ.

      Dado que el término latino «PICTURA» puede traducirse como esculturas o como pinturas, no se sabe con certeza a quien se refiere, aunque puede que como en la seo de Jaca, tanto la inscripción como la portada hubiera sido pintada por el Galindo Garcés de la inscripción. En cambio del «AÇENAR» autor de la inscripción sabemos que se trata del secretario del Conde, de nombre Acena o Aznar.


Tejaroz e inscripción epigráfica



Columna de la portada

      La reforma llevada a cabo en 1072 incluyó, con sencillez, muchos de los elementos decortativos que también encontramos en la catedral de Jaca, de cuya obra, como hemos visto, sería contemporánea , incluyendo columnas como esta de la portada, rematada por un capitel muy desgastado que parece representar al profeta Daniel rodeado por dos leones, sobre los que se apoya la arquivolta central, formada por una moldura de triple bocel. El otro capitel, simétrico a éste, representa el tema del ávaro condenado a arrastrar la bolsa del dinero colgada del cuello.

      Uno de los rasgos más destacables es la introducción de elementos arquitectónicos procedentes del clasicismo grecoromano, aunque trabajados con bastante tosquedad, como los capiteles que rematan las jambas de la puerta (algo bastante insólito) y que constituye una de las primeras muestras de capiteles corintios en el románico español.


Capitel corintio (portada)

Ventana del ábside

      De las cinco arquivolas que componen la portada, dos de ellas están formadas por dovelas lisas, otra, como hemos visto, formada por una moldura; las otras dos están labradas: la exterior con el característico ajedrezado jaqués y la otra con palmetas. El mismo motivo se repite en una imposta corrida sobre la misma portada.

      Un curioso listel, a modo de alfiz de influencia musulmana o prerománica, enmarca las dos ventanas de la fachada sur, este listel probablemente procede de la primitiva iglesia, y en la reforma de 1072, se le añadió una banda de palmetas y una columna con un capitel decorado con sencillos motivos vegetales, a cada lado de las ventanas.

      En el ábside se abren tres ventanas de medio punto, con columnas de basa ática con capiteles mejor labrados y una imposta corrida de palmetas. El de la ventana izquierda representa unos personajes sobre unas ondas, un tema igualmente tratado en la seo de Jaca. El de la derecha, dividido en dos partes, representa motivos vegetales en la superior y dos toscos leones en la inferior.


Detalle de un capitel de la ventana

Abside

      Destaca la vista exterior del ábside de la primera edificación, al que tan solo se le añadieron elementos decorativos, dado la temprana fecha en que fue construido, de 1040 a 1050. De forma semicircular reforzado por dos contrafuertes, en el que se abren tres ventanas.

      Una cornisa ajedrezada recorre el muro del ábside, apoyada sobre canetes decorados con temas vegetales, muy desgastados.

      El interior del ábside está decorado con cinco arcos ciegos de medio punto, con capiteles labrados y columnas de basa ática (salvo el arco central). Los temas de estos capiteles son similares a los que se encuentran en el exterior.



       Tras retirar la capa de yeso y cal que recubría el interior de la iglesia, apareció un mural gótico (siglo XV) de autor desconocido (quizás un peregrino) y estilo internacional.

      De gran interés son la talla en madera policromada de la virgen del siglo XII, una verja románica del mismo siglo, así como un frontal del siglo XIII de transición románico-gótico, depositados en el museo diocesano de la catedral de Jaca.




Jacetania
Jaca
Iguácel
Sasabe
S Juan de la Peña
Santa Cruz de la Serós
Siresa
Barós
Abay