El Hombre  Social Global

 

Mirad

la majestad de los mares

                que extiendes sus amplias velas

atrapándonos

celestialmente

             a nacer para recrearnos tierra.

                                                            Es un cárcel marina

formada

de sangre de gotas de tiempo

                       que se piensan presentes a si mismas

para ser pasado, conciencia de hechos

                      convertidos en razón, recuerdos y luz.

 

Presente a presente

                     en conciencia

creamos criterio, de recuerdos valores,

con los que nos proponemos en ontológica angustia

 como identidad  crítica y credo del mundo,

                                                     con propósitos e ideales reales.

 

Esto  es espíritu de conquista, existencia requerida, supervivencia

y fundamento de nuestra razón en hechos positivos

                                                             pro nosotros mismos;

productos del anhelo y la necesidad,

                              de la valoración critica y la conquista.

 

Y somos, no obstante a ser un Todo en el mundo,

    por nuestra propia razón,

confabulándonos por el provecho,  por requerir y afán de medrar

                                                                                ante el mundo.

Somos para sobrevivir, ganar y obtener;

por precisar hacerlo a fin de  sobre vivir,  para existir 

del laborar pro sustento y conquista personal.

 

La familia

es un territorio conquistado que genera consumo,

reglas e independencia.

Es estado social del hombre en un auto impuesto 

a fin de ser por reproducirnos con objetivos comunes.

 

Somos del mundo

porque precisamos conquistarlo para estar en él o prosperar.

El estado interior con visión liberal individualista nos conquista

por que deseamos poseer para poder ser y socialmente influir.

                                                                                                Esto es así.

Y, no obstante,

no se puede vivir sin aprender a re conquistarnos espiritualmente,

para  recuperar lo perdido al nacer

                              y alcanzar espíritu antes de morir;

cobrando así lo sembrado

con la buena acción y el uso de la  mente no liberal individualista.

 

Preciso es alimentarnos de conocimiento y obras trascendentes,

                           para elevar la efectividad de nuestro rescate y  ser libres;

como logro del esfuerzo por ir mas allá de uno mismo.

El ego hombre debe aprender con los hechos de vida a desprenderse de si mismo.

 

Mirad la fatua majestad de los mares enredados

                                                       en nuestras mentes cósmicas,

ved como es que nos identificamos con ídolos y gozos virtuales

                          sin valores espiritualmente enriquecedores ni premios reales,

pensándonos suponiendo  ser las ideas de lo que  tan solo pretendemos; ideas

con las que por identificarnos nos creemos y postulamos  nuestro ser.

 

Y somos seres creados por los medios de falsos héroes e ídolos,

hijos de sueños y deseos para determinarnos  por logros del mundo

                                                          que nos desarrollan como mentalidades

en edificios de consumo,  satisfactores, ideologías “personales”

inconsistentes con los  propósitos vitales del Hombre Total que somos.

 

Pero aún y así somos sangre fragmentada del cielo que nació a vivir

                                                                                           a presentes.

           Crecemos

conforme a lo que hacemos y actuamos

                                       conformando credos;

y del conocimiento hacemos saber, ciencia de la experiencia

a la cual llamamos conciencia y ordenamos como cultura universal.

En  escuelas la transformamos en carreras y profesiones

para extendernos

en trabajos de egos ansiosos de poseer,

                                                 ávidos de triunfo

en pos del cual nos lanzamos

                      abanderados por el liberalismo.

 

Y en ello está

que nos perdemos entre infinitas gotas de voces sin luz,

sin esa luz  que el tiempo siembra en la sustancia

                 como realidad andante,

entre desiciones hechas historia de historias

de millones y millones de personas del Hombre Social Global.