LA NOCHE ES LA PROPICIA
.
 La noche es la propicia
 Amiga de los versos. Quebrantada,
 Como la mies bajo la trilla, nace
 En las horas ruidosas la Poesía.
 A la creación la oscuridad conviene -
 Las serpientes, de día entrelazadas
 Al pensamiento, duermen: las vilezas
 Nos causan más horror, vistas a solas.
 Deja el silencio una impresión de altura: -
 Y con imperio pudoroso, tiende
 Por sobre el mundo el corazón sus alas.
 ¡Noche amiga,- noche creadora! :
 Más que el mar, más que el cielo, más que el ruido
 De los volcanes, más que la tremenda
 Convulsión de la tierra, tu hermosura
 Sobre la tierra la rodilla encorva.
 A la tarde con paso majestuoso
 Por su puerta de acero entra la altiva
 Naturaleza, calla, y cubre al mundo,
 La oscuridad fecunda de la noche:
 Surge el vapor de la fresca tierra;
 Pliegan sus bordes las cansadas hojas;
 Y en el ramaje azul tiemblan los nidos.
 Como en un cesto de coral, sangrientas,
 En el día, las bárbaras imágenes
 Frente al hombre, se estrujan: tienen miedo,
 Y en la taza del cráneo adolorido
 Crujen las alas rotas de los cisnes
 Que mueren del dolor de su blancura.
 ¡Oh, cómo pesan en el alma triste
 Estas aves crecidas que le nacen
 Y mueren sin volar! ¡Flores de plumas
 Bajo los pobres versos, estas flores,
 Flores de funeral mortandad!
 ¿Dónde, lo blanco
 Podrá, segura el ala, abrir el vuelo?
 ¿Dónde no será crimen la hermosura?
.
 Oleo sacerdotal unge las sienes
 Cuando el silencio de la noche empieza:
 Y como reina que se sienta, brilla
 La majestad del hombre acorralada.
 Vibra el amor, gozan las flores, se abre
 Al beso - de un creador que cruza
 La sazonada mente: el frío invita
 A la divinidad; y envuelve al mundo
 La casta soledad, madre del verso.
.