A UN JOVEN MUERTO
Para no sé qué corona fúnebre
.
  ¡Vedle! En la seca garganta
  Apagada está la nota:
  El brazo ya no levanta
  La copa de oro, que rota
 Por la mística muerte,
 En la pálida mano mal huida
 Sus myosotis y sus violetas vierte
 Mustias al pie del luchador sin vida.
  Niños, que vais con el arma
  Cargada y luciente al hombro,-
  Al soldado que desarma
  Muerte importuna, al escombro
 De un águila aposento
 Ayer, y hueco ahora,
 Interrogad, y osado
 Su misión preguntad y cumplimiento
 A su obra rota dad: ¡así se llora!
.