A LA PALABRA
.
 Alma que me transportas:
 Voz desatada
 Que a las almas ajenas
 Llevas mi alma;
 Cinta, cinta de fuego
 Que pura y rauda
 A los sueltos humanos
 Alegras y atas; -
 Pastora, y pastorcilla
 Enamorada,
 Que junto al blanco y húmedo
 Rebaño canta;
 Arabe, árabe fiero -
 Que en su dorada
 Hacanea parece
 Volante llama; -
 León, león rugiente
 De la montaña
 Que como alud de oro
 Al valle baja,-
 Y en el villano impuro
 La garra clava,-
 Y en el dormido alumbra
 El sol del alma; -
 Lira, lira imponente
 En la más alta
 Cúspide de la tierra
 Serena, alzada,-
 En dos troncos de robles
 Corvos las blandas
 Cuerdas mordiendo, y trenzas
 De rosas blancas
 De los hilos sonoros
 Sueltas al aura,
 Cantando con pasmosas
 Hercúleas cántigas,
 De los dioses del cielo
 Y tierra hazañas,
 Y en himnos sin medida,
 Como las almas,
 Esparciendo a las nubes
 La esencia humana,
 Que en lento giro asciende
 De la batalla
.