| SALUD Y CONDUCCIÓN | VIAJAR CON SALUD | EN CASO DE ACCIDENTE | ELEMENTOS DE SEGURIDAD |
|
PSICOLOGÍA Y FACTOR HUMANO | EDUCACIÓN Y CORTESÍA | ES UN BUEN CONDUCTOR  | PREVENCIÓN ACCIDENTES |
 |
MEDICAMENTOS | ALCOHOL | VISIÓN | DIABETES | APNEA
|
EPILEPSIA | CARDIOVASCULAR | TRASTORNOS MENTALES | ENVEJECIMIENTO | DISCAPACIDAD |

|
PORTADA | PERMISO CONDUCIR | RECONOCIMIENTO | DOCUMENTOS |
|
TRAMITACIÓN | SALUD VIAL | CONTACTO | ENLACES |

 

 

 

 

 

ENFERMEDADES  Y CONDUCCIÓN

 


 

¿Padecer alguna enfermedad impide conducir?

 

Conducir es un derecho y una necesidad, por lo que padecer alguna enfermedad no implica generalmente incapacidad para obtener o prorrogar la licencia o el permiso de conducir.

 

¿Qué enfermedades tienen mayor riesgo de provocar un accidente?

 

AQUELLAS QUE PUEDEN OCASIONAR PÉRDIDAS DE CONCIENCIA.

- Diabetes, la hipoglucemia del tratamiento sobre todo la insulina.

- Epilepsia y trastornos convulsivos.

- Trastornos cardiovasculares: arritmias, infartos, hipertensión arterial, embolias.

- Somnolencia, trastornos del sueño, apnea del sueño.

AQUELLAS QUE PRODUCEN ALTERACIONES MENTALES GRAVES O DEL COMPORTAMIENTO.

- Esquizofrenia, trastornos de la personalidad, depresión mayor, retraso mental, demencia, etc.

- Abuso o dependencia a fármacos, alcohol o drogas.

 

AQUELLAS QUE PRODUCEN UNA ALTERACIÓN GRAVE DE LA CAPACIDAD VISUAL.

- Cataratas, glaucoma, retinopatía diabética o hipertensiva, degeneración macular, etc.

 ¿Qué condiciona que se consideren aptos para conducir?

 

Tener un buen control de la enfermedad, el cumplimiento del tratamiento, su control médico o psicológico periódico y su acreditación ante los profesionales del centro de reconocimiento.

 

¿Qué disminuirá el riesgo de sufrir un accidente?

 

- Conocer bien la enfermedad.                                                                 

- Conocer los efectos secundarios de los medicamentos que utilizan.

- Saber reconocer los primeros síntomas de una descompensación y como subsanarlos.

- Evitar las situaciones desencadenantes. 

- Extremar las precauciones o incluso no conducir en la fase aguda de la enfermedad, de descompensación o del inicio de un tratamiento, ya que es cuando existe mayor riesgo.

- Ante los primeros síntomas de descompensación detenga el vehículo en lugar seguro y quite el contacto.

- No dejar nunca el tratamiento por su cuenta.

- Consultar a su médico antes de conducir, es el que mejor le asesorará y le indicará cuando puede hacerlo.

- El control y el consejo de los familiares son de máxima importancia, sobre todo en algunas enfermedades mentales ya que habitualmente el enfermo no tiene conciencia  del riesgo que ello supone.

 

                                                                                                                                                                                                                                                 

Enlaces Enfermedades y Conducción

 


| SALUD Y CONDUCCIÓN | VIAJAR CON SALUD | EN CASO DE ACCIDENTE | ELEMENTOS DE SEGURIDAD |
|
PSICOLOGÍA Y FACTOR HUMANO | EDUCACIÓN Y CORTESÍA | ES UN BUEN CONDUCTOR  | PREVENCIÓN ACCIDENTES |
 |
MEDICAMENTOS | ALCOHOL | VISIÓN | DIABETES | APNEA
|
EPILEPSIA | CARDIOVASCULAR | TRASTORNOS MENTALES | ENVEJECIMIENTO | DISCAPACIDAD |

|
PORTADA | PERMISO CONDUCIR | RECONOCIMIENTO | DOCUMENTOS |
|
TRAMITACIÓN | SALUD VIAL | CONTACTO | ENLACES |