EL DOLMEN DE TELLA

Debajo del dolmen de Tella
de piel muda el dia como una culebra.
La noche a pasitos se acerca,
cantando una nana para que te duermas.
Cierra tus ojitos, pequeñin, y sueña,
veras pasar siglos, milenios y eras.
Pasado y futuro al escondite juegan,
que el tiempo esta hecho de magia y leyendas
debajo del dolmen, del dolmen de Tella.

Debajo del dolmen de Tella
se siente girar y girar el planeta,
igual que tu cuna pequeña
se mece, se mece bajo las estrellas.
No creas que sola la Tierra da vueltas,
que sin que hagas nada vendra el alba nueva;
tambien tu, mi niño, haras que amanezca:
si no abres un ojo, el dia no llega
debajo del dolmen, del dolmen de Tella.

Debajo del dolmen de Tella
tus antepasados dejaron su herencia:
un rico tesoro de peñas,
barrancos, glaciares, bosques y praderas.
Tu duerme tranquilo, que mama te vela
y te guarda el mundo para cuando crezcas.
Que no falte un arbol ni una sola hierba
y las aguas corran limpias y serenas
debajo del dolmen, del dolmen de Tella.

Debajo del dolmen de Tella
la noche ha mudado su piel de culebra.
Las luces del alba se acercan,
los dioses se duermen, los hombres despiertan.
La osa del cielo vuelve a su caverna,
al dulce regazo de la Madre Tierra.
Sobrarbe y mi niño ya se desperezan,
que ha cantado el gallo y otro dia empieza
debajo del dolmen, del dolmen de Tella.


flecha Volver a la Ronda de Boltaña